La semana pasada nos hacíamos eco del nuevo prototipo de coche eléctrico de General Motors, el Chevrolet Bolt que promte una autonomía de unos 300 kilómetros, comparable a loseléctricos de lujo de Tesla. Eso sí, el Bolt costará alrededor de 30.000 dólares (unos 24.000 euros), mientras que un Tesla cuesta entre 56.000 y 75.000 euros.

No será hasta 2017 cuando veamos este coche en las carreteras 8esperamos que con un equivalente Opel, ya que la firma de la pajarita dejará Europa en diciembre de 2015). Eso le permitirá competir con las gamas más económicas de Tesla, anunciada por esas fechas. Se tratará de un coche por debajo del Tesla Model S, y que, al ser capaz de recorrer casi los mismos kilómetros que un vehículos de gasolina entre una recarga y la siguiente, podrá rivalizar con estos.

2015 Chevrolet Bolt EV Concept all electric vehicle – Exterior

Por ahora no sabemos nada sobre el diseño de la batería o su química, para que el Bolt tenga una autonomía de 300 km. Para lograrlo deberían desarrollar una tecnología de batería completamente nueva… o abaratar muchísimo el coste de las baterías de ion-litio. GM empezó a intentar desarrollar un coche eléctrico de 300 km de autonomía en 2012, tras comprar la licencia para lo que parecía un importante avance tecnológico basado en investigaciones del Laboratorio Nacional de Argonne. Sin embargo, poco después se demostró que la tecnología tenía un fallo grave. Por su parte, Tesla prevé lanzar su coche que estará en torno a 28.000 euros de precio gracias a que escalará la producción de la tecnología de baterías ya existente.

Pero la apuesta de GM parece ir en serio. LG Chem, el proveedor de baterías de ion-litio para el Volt, el híbrido de autonomía extendida, ya ha anunciado que piensa vender baterías para coches con una autonomía de 300 kilómetros. Precisamente en el Salón de Detroit se presentó la segunda generación del Volt. Este modelo sube la autonomía eléctrica a 80 kilómetro (la anterior se quedaba en 60 kilómetros) usando un paquete de batería del mismo tamaño que en el modelo anterior del Volt.

Chevrolet Volt 2016 03

La autonomía eléctrica es menor que la de otros coches eléctricos porque el Volt está diseñado para usar un motor de gasolina para los desplazamientos más largos.  Estas mejoras en la batería del Volt ofrecen una pista sobre cómo piensa GM reducir los costes de la tecnología de baterías de ion-litio. Un ejecutivo de GM afirma que el Volt se beneficiará de mejoras en el diseño del paquete de baterías y en el diseño y química subyacente de las células de litio-ion. La autonomía también se ha potenciado, lo que permite a los dueños descargar la batería más entre cargas.

El nuevo paquete de batería del Volt incluye células producidas por LG Chem en una fábrica de Michigan (EEUU) que hasta hace poco estaba parada. El paquete incluye menos células individuales pero más grandes, y puede almacenar 18,4 kilovatios de electricidad frente a los 17,1 que podía almacenar anteriormente.

Chevrolet Volt 2016 interior 01

El Volt también tiene más potencia porque el paquete de baterías puede descargar energía a 120 kilovatios, frente a los 110 kilovatios anteriores.
Esto modelo tiene además otra característica nueva que contribuye a la mejora en eficiencia: dos motores eléctricos. Uno está optimizado para velocidades bajas, como la conducción en ciudad. El segundo motor puede ayudar a velocidades más altas y para acelerar rápidamente.

Las ventas del Volt 2010 han sido menores de las previstas por GM. Hasta la fecha, las ventas totales en EEUU han sido más de 73.000 coches, pero las ventas en 2014 fueron 18.805 coches, un 18,6% menos respecto a 2013. Por su parte, el Nissan Leaf, un coche 100% eléctrico, se vendió mucho mejor, con 30.200 unidades vendidas el año pasado en EEUU, un 33,6% más que en 2013. Parece, pues, que el Volt de segunda generación es tan solo un anticipo de los 100% eléctricos de la marca… pues es lo que demanda el público.

Fuente: Chevrolet
Galería de fotos

Ver galeria (7 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta