El Invicta S-Type es uno de esos modelos poco conocido, pero eso no significa que tenga detrás una gran historia. Este pequeño desconocido nació en 1930 y surgió como una variante del Invicta 4½ Litros. El Salón de Londres fue el elegido para dar a conocer esta maravilla que estaba destinada a morir al poco tiempo, pues la compañía bautizada con el mismo nombre, Invicta, quebró años después de acabar la Segunda Guerra Mundial.

Invicta, era el rival de casa de los todopoderosos Rolls-Royce y Bentley…. y el Invicta que ves aquí fue posiblemente su mejor creación. El secreto del rendimiento del Invicta S-Type 4½ litros era su carrocería de baja altura. Los ingenieros habían diseñado los ejes para ajustar sobre el chasis en lugar de debajo de él, lo que redujo la altura de forma significativa, al tiempo que bajaba el centro de gravedad del coche.

Invicta S-Type

Invicta S-type
Invicta S-Type

Este nuevo perfil más bajo del coche mejoró sobre todo el manejo… haciendo que tomar las curvas fuese más predecible. Cada una de las 75 unidades fabricados utilizaba el motor Meadows de 6 cilindros en línea de 4 litros y medio de cilindrada, una mecánica de carrera larga y cuadrado que proporcionaba un rendimiento flexible, y unos cambios fluídos. Era capaz de propulsar el Invicta S-Type a velocidades que superaban los 160 km/h, por lo que se hizo muy popular entre los más pudientes.

Invicta S-type

Su habilidad para tomar curvas lo convirtió en un auténtico bólido. Por ello, este modelo resulto ser un gran coche de carreras, llegando a triunfar en rally de Montecarlo en 1931, con el famoso piloto Donald Healey al volante, y quedando en segunda posición en el año siguiente. Aunque su salto a la fama llegó de manos del piloto Raymond Mays, quien consiguió los records de la pista británica de Brooklands en 1931 y 1932.

El Invicta S-Type que ilustra estas líneas tiene, además, una historia particular. La historia cuenta que este modelo fue creado para un principe indio en 1934. El muchacho tenía tantas ganas de tener en sus manos este modelo Invicta que constantemente llamaba para saber en que estado se encontraba la producción de su capricho. Se cuenta, que no paró hasta que el ingeniero transmitió a través de la línea telefónica el sonido de la bocina del coche. La turbulenta situación en la India provocó que cayera en manos de un pescador indio (se desconoce cómo, sería una buena historia) que optó por venderlo.

Invicta S-Type

Así fue como este modelo llegó a manos del alemán Lars de Jounge en 1960. Fue él quien lo compró y llevó a cabo el proceso de restauración. Desde ese momento el coche ha sido cuidado y restaurado cada cierto periodo de tiempo y cuenta con todos sus documentos en regla.

El fin de este modelo llegó en 1934, cuando las bajas ventas detuvieron la producción antes de llegar a las 76 unidades. Hoy en día se calcula que existen unas 56 y una de ellas es la que te estamos enseñando hoy. Este Invicta S-Type se subastará el 6 de diciembre. Se piensa que su precio rondará entre los 710.000 y los 850.000 euros, aunque como en toda subasta esta predicción puede resultar errónea.

Fuente: Bonhams
Galería de fotos:

Ver galeria (17 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta