Si hasta hace no muchos años, el gran auge en su implantación vino por parte del sistema Stop&Start en la mayoría de fabricantes de coches para aumentar la eficiencia de sus vehículos en el uso urbano, ahora comienza a introducirse también otra tecnología en esta materia: la desactivación de cilindros. Hasta hace no mucho estaba exclusivamente reservada a propulsores de 8 o más cilindros, pero que poco a poco, se está adoptando en motores mucho más pequeños y convencionales.

Audi ya presume de disponer de este sistema cylinder on demand (COD), que reduce el consumo de combustible hasta en un 20 %, en tres motores de gasolina de su gama Audi incluyen ya esta innovadora tecnología de desconexión selectiva de cilindros: el 1.4 TFSI COD con cuatro cilindros, el V8 4.0 TFSI COD y ahora también el W12 COD en el nuevo Audi A8 L.

La tecnología COD Audi es versátil, y adecuada para su utilización en el motor de cuatro cilindros e inyección directa, así como en el V8 TFSI y en el 12 cilindros atmosférico. En todos los motores desactiva la mitad de los cilindros a cargas bajas e intermedias del motor en las marchas más largas, hasta que el conductor acelera de nuevo con fuerza. En esta fase aumenta la eficiencia en los cilindros que permanecen activos, porque los puntos de funcionamiento se desplazan hacia cargas más altas.

1.4 TFSI COD

Audi_A3_Sportback_08

En el motor 1.4 TFSI COD, el sistema desconecta los cilindros dos y tres. El 1.4 TFSI COD de cuatro cilindros es un motor muy potente para su cilindrada, con 140 CV (103 KW) y, sin embargo, en el Audi A3 consume un promedio de sólo 4,7 litros de combustible cada 100 km; aquí, la desactivación de cilindros ahorra aproximadamente 0,4 litros por cada 100 kilómetros según el ciclo homologado de consumo. Con un estilo de conducción moderado, se puede llegar a reducir el consumo hasta en un 20 por ciento.

Galería de fotos del Audi A3 Sportback 2013:

Ver galeria (28 fotos)

W12 COD

Audi A8 2013 09

El motor W12 de 500 CV (368 KW) del nuevo Audi A8 L utiliza una variante especial de la tecnología de COD en la que las válvulas permanecen abiertas. El sistema desconecta primero la inyección de combustible y el encendido para todos los cilindros de la bancada izquierda del motor, que de esta manera queda funcionando con seis cilindros.

Si las condiciones de marcha permiten seguir circulando en modo de seis cilindros, antes de que la temperatura del catalizador pueda disminuir demasiado esta bancada se activa de nuevo, y se desconecta la bancada derecha, por lo que durante la fase de desactivación de cilindros, la conexión y desconexión de las dos bancadas se alterna.

Galería de fotos del Audi A8 2013:

Ver galeria (19 fotos)

V8 4.0 TFSI COD

Audi_RS6_Avant_2013_04

La tecnología COD reduce drásticamente el consumo de combustible. En los RS6 Avant y RS7 Sportback, por ejemplo, el ahorro es de aproximadamente un 5%. El 4.0 TFSI COD, que en estos modelos desarrolla una potencia de 560 CV (412 KW), consume sólo 9,8 litros de gasolina cada 100 km.

Eso se logra gracia a desconectar los cilindros número dos, tres, cinco y ocho. Los cilindros se desactivan al desconectar el encendido y la inyección de combustible. Las válvulas están cerradas gracias a elementos que se desplazan sobre el árbol de levas por medio de pasadores accionados electromagnéticamente. Antes de esto, las cámaras de combustión se llenan de aire fresco para reducir la presión interna en los cilindros.

La activación y desactivación es tan suave que apenas se percibe. En los modelos de ocho cilindros, los soportes de motor activos se encargan de compensar cualquier posible vibración, mientras que el sistema de cancelación de ruidos Audi Noise Cancellation (ANC) anula cualquier ruido producido durante el funcionamiento en la fase de desactivación de cilindros, al emitir sonidos con una frecuencia de fase opuesta. Estas soluciones se utilizan de forma independiente, o ambas en combinación, dependiendo del motor.

Galería de fotos del Audi RS6 2013:

Ver galeria (16 fotos)

Fuente: Audi

3 COMENTARIOS

  1. […] Más allá de estos retoques, los mayores cambios se observan el la gama de motores, ahora más potentes y con menor consumo. El cliente puede optar por tres variantes de gasolina, con 310, 435 CV y 520 CV del Audi S8 (llegará más adelante el W12 de 500 CV). A ellos se unen dos diésel de 258 y 385 CV (ya no existe la versión de acceso de 204 CV en esta generación) y un propulsor híbrido del A8 Hybrid con 245 CV. Salvo este último, todos cuentan con tracción total y un cambio automático Tiptronic de ocho relaciones. Su consumo bajo se debe a que la carrocería está fabrocada en aluminio, siguiendo las pautas del Audi Space Frame, de tecnología de construcción ligera y las versiones más potentes, el sistema que desconecta la mitad de los cilindros (cylinder on demand). […]

Deja una respuesta