Hay ciudades famosas por sus monumentos, otras por su gastronomía, por su arquitectura… Swindon es conocida por su rotonda, The Magic Roundabout. Más que mágica, podríamos bautizarla como terrorífica-malévola-complicada-caótica. Para que no acabéis dentro de ella, os adelantamos que se encuentra al suroeste de Inglaterra (a medio camino entre Cardiff y Bristol).

Esta “maravilla” de la ingeniería tiene 80 metros de diámetro, y cuenta con cinco rotondas satélite dentro de una. Dentro de las cinco mini rotondas, el sentido de la circulación se hace en el sentido de las agujas del reloj, y en la central en el sentido contrario. Y además recordamos que circulan por la izquierda. Por si no era suficiente. Sin embargo este sistema tiene la misma razón de ser que cualquier rotonda: aliviar la congestión del tráfico y evitar atascos.

Su diseño se debe a un estudio que realizó a principios de los 70 el Road Research Laboratory, y se empezó a demostrar la eficacia de las mini rotondas para hacer fluir el tráfico.

la-rotonda-magica

La mayoría de los conductores no siguen reglas, simplemente conducen hacia donde quieren y, asombrosamente, consiguen salir. Las normas más elementales son tratar de evitar choques, seguir las líneas, respetar a los que ya están dentro de la rotonda y dar prioridad al tráfico que viene de la derecha.

En el vídeo muestran un tráfico fluido dentro de la rotonda, y los coches no han de esperar mucho tiempo para saltar de una a otra. Efectivamente, parece magia. Nos preguntamos qué ocurriría si pusieran una de estas en Madrid.

Y tú, ¿conoces alguna rotonda infernal en tu cuidad?

Vía: CBRD

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta