Hemos visto de todo en cuanto a transformación de coches se refiere. Pero esto es otro nivel. El creador de esta máquina es un canadiense llamado Ryan McQueen, enamorado de los jetcar y que consideró que un sólo motor de avión de Rolls Royce no era suficiente… así que compró dos.

Sin ni siquiera formación en ingeniería o una soldadora adecuada, Ryan McQueen construyó un chasis capaz de soportar gran resistencia y sobre él montó una carrocería que recuerda a uno de los coches más famosos jamás salidos de Maranello, el Ferrari Enzo, el supercoche bautizado así en homenaje al fundador de la marca, continuador de la saga de superdeportivos iniciada en 1984 con el Ferrari 288 GTO y continuada por los F40 de 1987, el F50 de 1995 y rematada con el Ferrari LaFerrari.

perfil faceboook ryan mcqueen
Ryan McQueen en el garaje de casa, donde construyó esta maravilla.

El coche ha sido bautizado como Insanity, el cual le costó alrededor de 70.000 dólares, además de trabajar siete años en desarrollar el chasis y la carrocería del vehículo únicamente. Los propulsores comen una media de 400 litros de combustible en dos minutos, pero a cambio lanzará a Insanity, supuestamente, a 650 km/h. La preguntas que surgen son, ¿dónde va a hacer la prueba? ¿Volará? ¿Entará en la lista de los coches más rápido del mundo?

Vía: Motor 1
Galería de fotos (Ryan McQueen Facebook):

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta