El Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC Coupé es el recién lanzado tope de gama del aclamado GLC Coupé 2017. Este modelo que se ha renovado recientemente ya tenía una variante deportiva, el Mercedes-AMG GLC 43 4MATIC Coupé, pero esta que viene es mucho más radical. Destaca por su aparienca más deportiva y agresiva, además de sustituir el motor se seis cilindros por otro de mayor tamaño y con dos cilindros más.

Por fuera los cambios son similares a los que tiene su hermano con carrocería tradicional, Mercedes-AMG GLC 63 4MATIC. Recibe la parrilla Panamericana con lamas verticales que hasta ahora quedaba limitada a los AMG GT (ver prueba). También recibe un paragolpes renovado que estrena tomas de aire mayores y splitter, llantas de 19 o 20 pulgadas y nuevos faldones laterales. Por detrás, además de su característica caída del techo, cuenta con un prominente spoiler y un difusor en color negro que integra cuatro salidas del escape.


Por supuesto, la guinda del pastel va escondida bajo el capó. Este modelo cuenta con un motor V8 Twin-Turbo de 4.0 litros que tiene una potencia de 476 CV y 650 Nm en su versión normal o 510 CV y 700 Nm en la versión ‘S’. En cualquiera de las configuraciones el cambio escogido ha sido el automático AMG Speedshift de nueve velocidades y también ambos reciben el sistema de tracción total 4MATIC.

Las prestaciones del SUV coupé no difieren respectos a las del SUV normal. Esto significa que el GLC 63 S 4MATIC Coupé hace el 0 a 100 km/h en 3,8 segundos y su versión con menos potencia lo hace en 4 segundos. Los dos tienen una velocidad punta que está limitada electrónicamente a 250 km/h. De serie trae el AMG Dynamic Select con los modos de conducción Comfort, Sport, Sport+ e Individual. La variante ‘S’ ofrece un modo adicional Race para ofrecer las máximas prestaciones.

Algunas claves para mejorar el comportamiento del Mercedes-AMG 63 4MATIC Coupé es la introducción de una suspensión adaptativa que incluye tres modos diferentes. También cuenta con un diferencial trasero mecánico para la versión ‘normal’ y uno electrónico en el caso del potente ‘S’. La frenada será más potente gracias a unos frenos delanteros perforados de 390 mm (360 mm en GLC 43 4MATIC) y la dirección tiene un tarado más preciso y deportivo.

En cuanto al interior del Mercedes-AMG 63 4MATIC Coupé, se mantiene misma tecnología de las versiones normales pero se suma un toque de deportividad extra. Por ello encontraremos unos asientos deportivos de cuero y una instrumentación específica. La versión ‘S’ además suma el volante Performance y el logotipo AMG en varios puntos. La lista del equipamiento opcional es muy extensa y se puede completar con varios paquetes.

Fuente – Mercedes

Galería de fotos:

Ver galeria (22 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta