Históricamente los modelos de la marca alemana Mercedes se han caracterizado por ser coches elegantes, pero la presencia en Salones del automóvil sirve para proponer conceptos, que no tienen porque guardar consonancia con lo hecho hasta ahora. ¿Y qué mejor modo de romper ideas preconcebidas que imaginando (de nuevo) cómo serán los coches cuando no sea necesario conducirlo?

La idea no es nueva, ya que a principios de año la marca de Stuttgart ya mostró el F 015 Luxury in Motion. Ahora retoma las ideas porpuestas en aquel protoripo en este Mercedes Vision Tokyo, un concept tipo monovolumen que pudo verse en el Salón de la capital nipona. Tiene un cierto parecido al ya retirado Renault Avantime, y pretende ser un “salón conectado”, prestando todas las comodidades de una sala de estar… pero sobre ruedas.

Mercedes-Benz Vision Tokyo

Mercedes-Benz Vision Tokyo

Vision Tokyo

En este concept car abunda el lujo y la modernidad. Sólo basta con ver su exterior, un coche totalmente reconocible por su enorme parrilla frontal con luces azules y sus increíbles llantas de ¡26 pulgadas!

La manera de acceder al vehículo es a través de una única puerta en el lado izquierdo, como se puede observar en la imagen utiliza un mecanismo parecido al de “puerta gaviota”. El interior es diáfano, consiguiendo así una perspectiva mucho más amplia. En cuanto a las dimensiones, el coche tiene 4,80 metros de longitud, 2,10 metros de anchura (increíblemente ancho, habría que verlo lidiar con ciertas plazas de aparcamiento) y 1,60 metros de altura.

Vision Tokyo

Vision Tokyo
Vision Tokyo

El futuro está ligado a la conectividad, y en esta ocasión Mercedes no iba a ser menos, el coche cuenta con un sistema de conexión a Internet y redes sociales, que podrá usarse sin riesgo alguno debido a que el coche conduce por sí solo, aunque también habrá opción de conducirlo.

Mercedes-Benz and smart at the 2015 Tokyo Motor Show

 

En cuanto al funcionamiento del Vision Tokyo, es el mismo sistema de propulsión utilizado por el F 015 Luxury in Motion, alimentado por hidrógeno. La autonomía a través del uso de las baterías es de 190 kilómetros, sumados a los casi 800 kilómetros que se puede hacer a través de la electricidad generada por la célula de combustible.

Se puede decir que el futuro ya está aquí, y éste es un caso más de vehículos con conducción autónoma, cada día van a ser más las marcas que se animen a sacar este tipo de vehículos aprovechando la presencia en ferias del automóvil.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (31 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta