El Porsche 911 Cabrio es una de las variantes del nueveonce qque más tardó en llegar al mercado. No lo hizo hasta 1982, en parte porque existía el Porsche 911 Targa, esa particular versión que se disfruta desde 1967. Pero estaba en los planes de la firma de Stuttgart desde mucho antes y prueba de ello es esta unidad que Karmann fabricó en 1964.

El primero de aquellos prototipos, el Porsche 901 Cabriolet Prototype que ves en las imágenes, es el primero, parte de la historia del Porsche 911. Con numero de chasis 13360 es el único prototipo de 901 Cabriolet jamás construido y el segundo 901 más antiguo que sobrevive (el coche que se convertiría en el 911).

porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-4

porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-3
porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-5

Haber sobrevivido todos estos años (el resto de prototipos del 901 fueron destruidos tan pronto como no fueron necesarios), ha sido un golpe de suerte. Su historia comenzó en los años 60. Las ventas del Porsche 356 Cabriolet no dejaban de caer y apenas suponían un 16%. En 1965, año en que se puso fin a la producción, tan sólo un 5% de la demanda era de esta carrocería. Con problemas financieros muy serios, el riesgo de crear una carrocería descapotable del 901 era máximo.

Pero había un atisbo de esperanza: el mercado de Estados Unidos, donde la demanda de convertibles seguía siendo pujante. Así que el equipo de disñeo volvió al trabajo. En pocos meses, el chasis número 13360, uno de los prototipos del 901, se enviaba a Karosserie Karmann, que retiró su techo y reforzó chasis. A principios de septiembre, el Porsche 901 Cabriolet  volvía a “casa” para someterlo a las habituales pruebas de fábrica.

porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-2

El problema radicó en que no las superó. Comenzaron a aparecer problemas, sobre todo con la capota. El tiempo apremiaba y no se podía enviar de ese modo a la línea de montaje el Porsche 901 Cabriolet. La solución fue modificar de nuevo el coupé, colocando un arco ancho y rígido sobre el habitáculo, un techo desmontable y paneles en la parte trasera. Nacía así el 911 Targa, para salir del paso y hoy todo un mito (sigue vigente, ya con motor turbo, el 911 Targa 2016).

El 911 Targa fue una solución para salir del paso

Aquel prototipo fue almacenado. ¿Pero por qué no acabo siendo destruido como la otra docena de prototipos del 901? En 1967, el prototipo del cabrio se vendió al coleccionista y piloto de carreras Manfred Freisinger, de Karlsruhe (Alemania). Estuvo varias décadas en su poder hasta que llamó la atención de Myron Vernis, un coleccionista apasionado por los automóviles únicos… que acabó haciéndose con él en 2011.

porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-14

Vernis reconstruyó el motor bóxer de seis cilindros SOHC de 1.991 cc con carburadores Solex y refrigerado por aire, que rinde 130 CV. Se asocia a una transmisión manual de cinco velocidades y cuenta suspensión delantera y trasera independiente, con frenos de disco de cuatro ruedas. Eso sí, dejó el interior intacto, tal cual estaba cuando Porsche abandonó el proyecto.

Acostumbraba a conducir el coche con su familia y en 2013 Vernis fue invitado al Concours d’Elegance de Pebble Beach como parte de la celebración del 50 aniversario del 911. Allí un británico se quedó prendado y consiguió adquirirlo al año siguiente. Lo mantiene en un estado excepcional, con la carrocería todavía con su pintura roja original y ese interior espartano que prueba que se trata de un coche experimental.

porsche-901-cabriolet-prototype-by-karmann-1964-16

Si ahora nos hemos acordado de él es porque el próximo 8 de febrero sale a subasta en París. Obviamente, se espera que alcance un precio muy alto, ya que cumple todas las premisas que buscan los coleccionistas de coches: primero, único, original, histórico…  Además, es la primera vez que se ofrece públicamente a la venta, de ahí que se barajen cifras de entre 900.000 y 1.160.000 € para hacerse con él.

Fuente: RM Sotheby´s
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta