Los radares son una fuente inagotable de sorpresas. Los radares nos controlan desde el aire y en España ya se han instalado radares capaces de controlar la velocidad de los coches en varios carriles al mismo tiempo. También son capaces de verificar qué coches circulan sin haber pasado la ITV y hemos conocido estos últimos años investigacioens de radares que controlan el estado de las ruedas y otros capaces de detectar hasta si los ocupantes del coche llevan puesto el cinturón. Pero hasta ahora no sabíamos que podrían detectar vapores de alcohol a distancia.

La idea parece una locura pero, de igual modo que se pueden detectar explosivos o sustancias peligrosas, el ingenio humano ha discurrido cómo saber si en un coche hay alcohol. Fueron los rusos quienes empezaron con el desarrollo de la idea y han sido los científicos del Instituto de Optoelectrónica de la Universidad Militar de tecnología de Varsovia los primeros en poder ponerlo en práctica.

Han conseguido hacerlo sin tener que utilizar sistemas de detección demasiado complejos. Tan sólo sería necesario lanzar un láser a través de las ventanillas del vehículo. El posterior análisis de la luz reflejada (que no es peligrosa ni para los policías ni para los ocupantes del coche, según argumentan), determina si en el interior del coche hay vapores de alcohol.

radar detectior alcoholNo sería demasiado difícil de implementar, ya que tan sólo se precisa un emisor de rayos láser que esté perpendicular a la vía, de forma que pueda lanzarse el rayo a través de las ventanillas laterales del vehículo. El láser se refleja en un espejo al otro lado de la carretera y después de atravesar de nuevo el coche es recogid o por un foto-detector. Los datos son analizados por un ordenador… y parece que si hay vapores de alcohol, los rayos de luz se alteran y desvían… No solamente podría saberse si existe alcohol, sino incluso en qué cantidad.

Sabemos lo que estás pensando. Este rayo detecta si hay alcohol en el vehículo, pero puede que el conductor no haya bebido. CIerto. Lo que pretende el sistema es no tener que detener a los vehículos para pruebas de alcoholemia si no se tiene un indicio de que se percibe alcohol dentro del habitáculo. Sería más complicado que pagasen justos por pecadores y perder tiempo y recursos realizando controles de alcoholemia indiscriminados.

El proyecto todavía está en desarrollo y ahora los científicos dilucidan qué ocurre si el aire acondicionado o el sistema de ventiliación va activado (parece que no renueva el aire suficientemente rápido) o qué ocurriría si se circula con las ventanillas (en el este de Europa no es tan frecuente como aquí). También deberán homologar todos los compoonentes, pero parece que a medio plazo, los agentes podrían contar con nuevo arma para desterrar al alcohol de las carreteras.

Fuente: SPIE

1 COMENTARIO

Deja una respuesta