Cada cierto tiempo llega a nuestros oídos uno de esos extraños casos de gente agrediendo a su coche, como aquel ciudadano chino que la emprendió a martillazos con su Lamborghini Gallardo. No sabemos si se debe a algún fenómeno cultural chino o a arrebartos de nuevo rico (no nos gusta generalizar), pero el caso es que algo similar ha vuelto a ocurrir en el país asiático. Resulta que, tras pagar en yuanes los casi 130.000 euros por su Tesla Model S el señor Yu Xinquan la emprendió a golpes con un martillo contra ,el parabrisas durante el acto de entrega del coche en el concesionario.

Este rico empresario del comercio electrónico explicó después de su violenta acción que era una protesta contra Tesla por su arrogancia. Como representante de un comité de clientes descontentos con la marca Tesla, manifestó que habían encargado sus coches en el pasado mes de octubre y que la fecha de entrega debía haber sido el pasado 21 de abrilTesla Model S destrozo China 03

El día antes de que se fuese a entregar el coche, la marca les avisaba de que la entrega se demoraría algo. Fue tal el descontento que organizaron una protesta en el Salón de Pekín 2014 y Elon Musk, fundador y propietario de Tesla, tuvo que intervenir para calmar los ánimos. En lugar de calmarse, el señor Xinquan se indignó aún más. Resulta que su coche ni siquiera estaba fabricado en esa fecha.

Según cuenta, lo que acabó por enfurecerle aún más fue que otros clientes que habían hecho su solicitud más tarde se colaban en el orden de pedidos. Tesla le prometió instalar una estación de recarga gratis en su domicilio… aunque Yu Xinquan asegura que no cumplieron su promesa tras las ofensas recibidas.
Tesla Model S destrozo China 02Cuando parecía que ya iba a recibir el coche, resulta que hubo un error en el número de bastidor y se paralizó el coche en la aduana… lo que supuso un retraso hasta que se solucionó. Era tal su enfado que el concesionario le propuso dejarle un coche igual que tenían expuesto. Su respuesta: “Eso es como desposar a una mujer ya casada antes”.

Viendo esta epopeya, podemos entender el enfado con el que llegó Yu a la ceremonia que había preparado la concesión para la entrega de los vehículos. Delante de todo el público, la emprendió a golpes contra su propio coche. Parece ser que había vídeos subidos a Internet, que la empresa ya ha logrado retirar. Lo quiera o no Tesla, Yu Xinquan quería llamar la atención sobre algo que a él le parecía injjusto… y lo ha conseguido, a pesar de quizá deba pagar un parabrisas de su coche nuevo.

Fuentes: Car News China,  WSJ: China

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta