Atención a las noticias que llegan de Estados Unidos. Según los últimos estudios, a la hora de comprar un coche, las mujeres llegan al concesionario más informadas y emplean mayores criterios racionales que los hombres.

Sí. A pesar de que en Estados Unidos las concesiones continúan siendo un lugar con mayoría masculina aplastante (nueve de cada diez vendedores son hombres, una cifra que no diferirá demasiado en España), son las mujeres quienes saben mejor cómo comportarse allí.

“Los hombres tienden a confiar en lo que se supone que saben y lo que creen que saben. Cuando las mujeres se acercan a un concesionario, no dudan en hacer todas las preguntas necesarias, incluso si piensan que podrían conocer las respuestas”, aseguran desde la web LeaseTrader.com.

conducción nocturna

Los datos no difieren mucho de lo conocido por el estudio de Market Watch que hace un lustro recogía The Wall Street Journal. Los hombres, por lo general, tendemos a querer demostrar que lo sabemos todo, de ahí que intentemos proyectar una imagen fuerte. Pero en algo tan crucial para la economía familiar como la compra de un coche (a menudo la segunda inversión más importante tras la casa), no deberíamos temer preguntar ciertas cosas.

Ellas lo harán. Que no te quepa duda. La mayoría de los hombres se emocionan mucho a la hora de comprar coches y esa emoción se lleva hasta la concesión. No hay más que echar un ojo a los foros de motor para ver cómo se presume de todo lo que cada uno consigue en el concesionario. Es muy difícil encontrar comentarios de mujeres en esos términos.

Factores que influyen

Tal y como aconsejamos en nuestros consejos para comprar coche nuevo, las mujeres hacen una investigación de mercado más profunda… y luego son mucho más pragmáticas a la hora de elegir vehículo. Suelen preocuparse bastente más por cuestiones de seguridad y fiabilidad que de los datos de potencia y aceleración.

Según el análisis de LeaseTrader, el 95% de las mujeres señalaban a la seguridad como la mayor preocupación a la hora de elegir coche. Los hombres, por el contrario, indicaban en un 83% que su principal factor de compra era el comportamiento… seguido por el rendimiento del motor, hasta un 75%. En tercer lugar, con un 74% se situaba la estética, que caía hasta el 46% en el caso de las mujeres, en la novena posición.

En este estudio de factores que influyen al comprar coche no se diferencia entre sexos, pero en España sí que pesa (más que nadie) la opinión de la pareja cuando se compra un coche nuevo. Y eso cambia el tipo de coche que uno acaba adquiriendo. Ellas son más pragmáticas a la hora de elegir coche.

¡Sorpresa! Ellas prueban el coche más a fondo

No sólo eso. A la hora de comprar un vehículo, solicitan pruebas de conducción en mayor medida que los hombres… y son más exhaustivas. No quizá en lo referente a cómo se comporta en curva, pero sí que analizan detenidamente (al menos más que la mayoría de los hombres) aspectos que les afectarán mucho más en el día a día. Te recomendamos echar un ojo a nuestros consejos para probar coche, donde te indicamos bastantes aspectos que debes tener en cuenta.

Nos ha llamado también la atención que un 67% de las mujeres ordenan una inspección técnica independiente (el mundo de los certificados está en EE.UU. más extendido que aquí), mientras que es una práctica que apenas realiza un 55% de los hombres. De nuevo la soberbia… “me vas a decir tú cómo está este coche usado…”.

Internet

Más allá de Instagram, Pinterest, Walapop o Chicisimo, las mujeres consultan Internet para otro tipo de compras. Hoy en día este canal (qué te vamos a contar a ti) es el mayor para la compra de coches. Si antes las mujeres se quejaban de que eran ignoradas o intimidadas por los vendedores de automóviles, eso ha cambiado. ¿Por qué? Cuentan con información.

Ahora una mujer llega a la sala de exposiciones preparadas. Conocen los modelos, precios, opciones con las que puede contar el vehículo… saben de qué va la financiación de coches… Eso indican desde Kelley Blue Book sobre el mercado norteamericano, pero en España ocurre exactamente lo mismo.

Mujer dentro de coche parado

Los hombres también nos informamos… pero de manera diferente. Sí es cierto que se busca información, pero ellas valoran todos esos datos como un activo valoso para el proceso de compra en mayor medida. De nuevo, los hombres consideramos que lo sabemos todo…

Los hombres no exprimimos la información de Internet

Y ojo, que en la compra de un coche de segunda mano ocurre igual: visitan más la concesión para comprobar que lo que les cuentan es cierto… y aprovechan para ver el resto del inventario por si hay algo interesante. En el fondo es como cuando compramos pantalones. A un hombre, si uno le vale, no prueba más. La mujer es capaz de vaciar toda una estantería para comprobar si alguno se ajusta mejor a lo que necesita. Sin importarle qué dirán.

Las mujeres también apuestan por comprar coche de ocasión a un concesionario, con garantía de coche usado e incluso con certificados mecánicos, que los hombres, que son más confiados y apuestan mucho más por comprar a un particular.

Antes de que existiese Internet y sus innumerable lugares para comprar y vender coche, con comparadores de seguros, pruebas de vehículos… las mujeres también acostumbraban a visitar más concesionarios que los hombres antes de decidirse por uno. Eso sí, no cabe duda de que Internet ha hecho que comprar un coche sea ahora mucho más fácil. Y las mujeres son compradores muy expertos, que aprovechan al máximo y le sacan un mayor partido (mucho más que nosotros los hombres) todo ese caudal de información.

Fuente: Market Watch

1 COMENTARIO

  1. En la primera foto se vé lo listas que son, poniendo la mano izquierda en la parte derecha del volante, todo un ejemplo de mala conducción, salvo que lo importente solo sea comprar el coche.

Deja una respuesta