Ahora que el verano ha terminado de forma oficial toca volver a la normalidad en todos los sentidos. En la época estival se suele dar a los vehículos un uso más intensivo y diferente al del resto del año. El calor y la sudoración que causa, las vacaciones y el paso por zonas de playa o montaña, el descuido en la limpieza general del vehículo… Todo esto ha podido provocar que aparezcan los malos olores en el coche, algo que se puede remediar.

En primer lugar hay que decir que lo mejor es evitar los malos olores con estos consejos que os dimos. Si a pesar de todo no se ha podido evitar y el coche huele, lo mejor será tomar cartas en el asunto. Hay que identificar los focos generadores del olor, revisar a fondo si hay restos de comida, bebida o tabaco lo mejor es retirarlos a tiempo para que no sigan provocando este problema. Ventilar el coche también es una buena medida para empezar.

A continuación es recomendable proceder a hacer una limpieza a fondo del interior, por muy limpio que ya pueda parecer. Hay que comenzar aspirando todo para eliminar el polvo y otros restos pequeños que pueden haber pasado desapercibidos. También es conveniente limpiar el salpicadero y otras partes que lo permitan con productos especializados. De esta forma los elementos recuperarán su estado original y se eliminarán su olor.

Otro consejo casero que se ha ido extendiendo es el de espolvorear bicarbonato de sodio sobre alfombrillas o asientos y luego aspirarlo. Este elemento inodoro ayuda a regular el pH de las sustancias y por lo tanto a neutralizar los olores. Otros trucos es el uso de mostaza en grano o molida mezclada con agua para quitar el olor de la tapicería. El carbón vegetal es otro elemento natural que también tiene esas propiedades

No es nada recomendable pensar en el típico ambientador como la solución para borrar los malos olores desde el principio. Los ambientadores están bien cuando el coche está limpio y se quiere dar una fragancia diferente. En el caso de que haya malos olores y se utilice, solo servirá para tratar de enmascararlos y a la larga terminará siendo peor el remedio que la enfermedad. Una vez limpio hay muchos trucos para ambientar: impregnar un cartón con colonias o esencias, saquitos de hierbas aromáticas, cáscaras de limón o café.

Si todos estos consejos no son suficientes, siempre quedará la opción de llevar el coche a un centro especializado en limpieza. En muchos se ha comenzado a utilizar el ozono como agente desinfectante y es especialmente eficaz eliminando los malos olores. Con apenas 15 minutos de este tratamiento el coche recupera un ambiente limpio y fresco sin que esto afecte al medio ambiente ni a nuestra salud.

Muchos habréis pensado en recuperar el olor que tenía el coche cuando lo comprasteis. Tampoco es una buena idea, ya que los expertos dicen que dicho olor no es algo saludable. El olor a coche nuevo viene de la mezcla de los plásticos a estrenar, las partes de piel o tela, mezcladas con muchos productos químicos como disolventes, siliconas y otros adhesivos usados en la producción del vehículo. Algunos estudios han llegado a decir que este aroma puede ser perjudicial para la salud.

Fuente – ABC / El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta