Dicen que las desgracias nunca vienen solas. Seguro que en alguna ocasión has sido multado en el peor momento económico posible y te has visto obligado a hacer malabares para llegar a final de mes. Las sanciones de tráfico suelen ser un escollo importante para la economía de la mayoría de usuarios. Esto nos lleva a preguntarnos si sería posible en algún caso el fraccionar el pago de una multa de tráfico, una duda bastante frecuente que tiene una respuesta sencilla.

Pagar a plazos este tipo de sanción podría facilitar la vida a muchas personas, sin embargo, no es tan fácil como parece. Por lo general, las multas de tráfico no pueden fraccionarse cuando se encuentran en el periodo de pago voluntario. La única opción de pagar a plazos sería en el momento que alcanzase la vía ejecutiva. A quien piense que podría dejarla pasar para alcanzar este punto y pagar en cómodos plazos, no se lo recomendamos, pues la cantidad habría aumentado por los recargos.

Vamos a hacer un repaso a lo largo de la vida de la multa para dejar este punto más claro. En el primer momento de recibir la sanción, bien sea por correo o en mano, empieza el periodo de pago bonificado del 50 %. Tendremos 20 días naturales para abonar esa cantidad reducida y no hay posibilidad de fragmentar su pago, que puede hacerse de varias maneras. El pago reducido solo se permite en ese plazo y siempre y cuando no se hagan alegaciones.

En el caso de que se quiera recurrir la sanción o se haya pasado ese plazo de 20 días se sigue en el periodo de pago voluntario pero sin reducciones, pagando la cantidad íntegra de la multa. Aunque la cantidad a abonar sea mayor, en esta etapa tampoco es posible fraccionar el pago de la multa. Si se decide no pagar en el plazo que haya sido indicado en este periodo, la sanción adopta otro cariz. Comienza la vía ejecutiva y se empiezan a complicar las cosas.

Eso significa que contraemos una deuda con el Estado y que pasa a ser la Agencia Tributaria la que se encarga del asunto. Y esto se traduce en recargos primero del 5 %, luego de un 10 % y finalmente de hasta el 20 % sobre el valor de la sanción. Llegado a este punto, es el único caso en el que se puede hacer el pago fraccionado de la multa de tráfico. Como se puede apreciar no es recomendable llegar hasta el final, pues se terminará perdiendo más dinero debido al recargo, la deuda aplazada y los intereses devengados.

También hay que destacar que no todos los casos serán válidos. Cada administración tiene sus propias reglas, pero no suele ser posible fraccionar pagos de inferiores a 300 euros (caso de Madrid). Tampoco se permite el pago a plazos si se tiene unos ingresos mensuales elevados (superiores a 5.000 euros en Barcelona) o un gran patrimonio. Por último, en el caso de las deuda sea muy elevada será necesario un aval. Y recordar que si no se paga una multa de tráfico puede llegar a embargar a dicha persona.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta