En muchas ocasiones hablamos de las llamadas a revisión de coches, que es cuando los fabricantes detectan algún defecto en sus vehículos que ya han sido vendidos y los reclaman para solventar el problema. En la mayoría de casos hablamos de algunos fallos leves en su producción, aunque también hay algunas ocasiones en las que estos errores pueden afectar a la seguridad. Sea como sea, vamos a hablar de la manera de saber si un coche ha sido llamado a revisión y de lo que hay que hacer.

En primer lugar, hay que dejar claro que actualmente los fabricantes son los que informan primero acerca de sus llamadas a revisión. Bien sea por su política de transparencia, por mantener la confianza del usuario o porque están obligados legalmente, son ellos los que suelen ponerse en contacto con sus compradores por correo o por otros medios para notificar el fallo de su vehículo y explicar el procedimiento a seguir.

¿Cómo me entero de la llamada a revisión?

Como decíamos, la Unión Europea obliga a las marcas de coches a que informen a las autoridades de los países miembros de cualquier defecto que pueda suponer un problema para la seguridad. A nivel nacional, el organismo encargado de estos temas es la AECOSAN; Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición. Una vez se notifica a esta entidad, se procede a informar a los usuarios, algo que se puede hacer de varios modos.

Lo más probable es que sea el propio fabricante quien informe directamente por correo ordinario, aunque hay otras opciones como el teléfono o el correo electrónico. En algunos casos, el coche ya tiene varios años y ha cambiado de manos, algo que de lo que el fabricante no tiene información. Por eso, también suelen recurrir a la Dirección General de Tráfico (DGT), que conoce de primera mano si el coche ha cambiado de manos y los datos del nuevo usuario. Otro motivo más para tener actualizados los datos de contacto.

Si no te lo han notificado de forma oficial y tienes dudas sobre si tu coche podría estar afectado por una llamada a revisión, hay otros canales que deberían ser consultados. El primero es el propio servicio de atención al cliente del fabricante del coche o el concesionario oficial en el que fue comprado, ellos suelen tener información de primera mano y podrán comprobarlo rápidamente con solo disponer de la matrícula. Cuando es algo multitudinario, como el caso del Dieselgate, las marcas suelen lanzar webs para comprobarlo.

Por otro lado, también es recomendable consultar la web Safety Gate, que es el portal del consumidor de la Comisión Europea y en ella se pueden programar alertas a diferentes campos. Si se quiere algo más centrado a nivel nacional, hay una lista de productos alertados en la web del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (filtrar por «Vehículos y accesorios»). Además, hay otras organizaciones como Facua o la OCU que se encargan de reclamar algunos fallos e inician llamadas a revisión.

¿Qué debo hacer tras la llamada a revisión?

Cuando se confirma que el coche ha sido llamado a revisión, lo mejor es mantener la calma y actuar como el fabricante indique. En la mayoría de casos se podrá seguir circulando con normalidad, como hasta el momento, hasta que le toque el turno de visitar el servicio oficial para solventar el problema. Esa reparación será totalmente gratuita, pues es un fallo congénito y la marca se hace responsable. Suele hacerse en el mismo día y, por lo tanto, no es necesario que se facilite un vehículo de sustitución. Al final del servicio se hará entrega de un certificado que lo acredite.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta