Al igual que las drogas, los medicamentos se encuentran dentro de los factores que pueden afectar la capacidad de conducir correctamente ya que, algunos, tienen una serie de efectos indeseables.

Se estima que entre un 5 y un 10% de los accidentes de tráfico son provocados por personas que toman medicamentos (esto no implica que sea la única causa del accidente) . Para evitarlo es muy importante concienciar tanto a los médicos a la hora de recetarlos, a los farmaceúticos a la hora de recordarlo, como a los pacientes a la hora de cumplir con el tratamiento.

En España se estima que un 17% de la población utiliza medicamentos de forma crónica, y uno de cada cuatro afirma no haber recibido advertencias sobre los posibles efectos.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios tiene que garantizar que los medicamentos se acompañen de la información necesaria para un buen uso. Además de la información que viene en los prospectos, todos los medicamentos que puedan reducir la capacidad de conducción deben llevar la siguiente imagen, la cual está ya en alrededor de 5.000 medicamentos, un 25% del total.

Medicamentos_y_conducción

Además, la información sobre el principio activo de todos estos medicamentos se encuentra en un listado que podéis encontrar en la web de AEMPS clasificados por grupos. Entre esos grupos, los que más afectan a la conducción son:

  • Los que actúan sobre el sistema nervioso como antidepresivos, ansiolíticos, hipnóticos…
  • Los tratamientos contra la alergia (antihistamínicos).
  • Relajantes musculares.
  • Algunos colirios.
  • Antineoplásicos e inmunomoduladores.

Medicamentos_y_conducción_2

Estos medicamentos pueden tener muchos efectos, por ejemplo:

  • Efecto sedante y sueño.
  • Reducción de reflejos y aumento del tiempo de reacción.
  • Alteración de la percepción de las distancias.
  • Hiperactividad e hiperreactividad.
  • Alteraciones oftalmológicas o de la audición.
  • Confusión y aturdimiento.
  • Alteraciones musculares.

Te animamos a consultar esta información siempre que tomes (o alguien de tu entorno) tome un medicamento. Además, te recordamos que la automedicación es muy peligrosa, siempre hay que consultar un médico antes de comenzar un tratamiento.

Fuente: Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

1 COMENTARIO

Deja una respuesta