Luces Diurnas DRL – Mazda 3
Luis Blázquez

Luces diurnas: ¿Qué hacen? ¿Son obligatorias?

La mayoría de la gente no lo sabrá, pero las luces de circulación diurna (DRL, por sus siglas en inglés) han existido desde 1984, siendo el Volvo 240 el primer coche en equiparse con ellas. Si bien nadie recuerda la inclusión de Volvo en el campo de las luces diurnas, lo que sí sabemos es que estos elementos lumínicos presentan varios beneficios de seguridad para una tecnología que no es tan reciente. Pero, ¿para qué sirven? Y más aún, ¿son obligatorias de llevar? Sigue leyendo para averiguarlo.

Las luces diurnas se popularizaron originalmente en partes del mundo donde la luz del día, a menudo, puede ser tenue y de corta duración (véanse los países nórdicos). Funcionan muy bien como una forma de identificar el coche que los usa con otros automóviles en la carretera. Y a diferencia de los faros delanteros, no están diseñados para iluminar el camino por delante, y tampoco tienen función alguna en la zaga (no hay). Son, simplemente, unas tenues luces en la parte delantera del vehículo que facilitan enormemente la visibilidad de nuestro coche.

¿Qué son las luces de circulación diurna?

Las luces de circulación diurna están diseñadas para hacer que vehículos sean más visibles para otros usuarios de la vía. Son diodos LED que, generalmente, vienen integradas en los faros, o en una sección apartada en el paragolpes. Estas se encienden de forma automática cuando el motor está en marcha y se apagan cuando los faros principales están en uso, es decir, por las noches. Ya sea que hayas admirado una elegante “firma luminosa” en un coche nuevo o hayas fruncido el ceño ante los LED resplandecientes en un espejo retrovisor, se hacen destacar.

¿Cuáles son los beneficios de la circulación diurna?

Los estudios han demostrado que las luces diurnas pueden reducir el riesgo de accidentes de tráfico. Un informe canadiense de 1997 mostró una caída del 5,7 % en los choques de turismos con luces DRL instaladas, mientras que un estudio estadounidense del 2000 situó la cifra en un 7 %. La Unión Europea no investigó el tema hasta 2003, pero sugirió una posible reducción de entre un 5 y un 15 %. En muchos coches nuevos, los cuadros de instrumentos siempre están iluminados, lo que hace que sea más difícil darse cuenta cuando los faros están encendidos.

¿Qué coches llevan de serie luces de circulación diurna?

Las luces de circulación diurna alguna vez fueron propiedad exclusiva de los coches alemanes premium. Ahora, la gran mayoría de nuevos modelos los llevan instalados. De hecho, acerca de la obligatoriedad de usar las luces, la legislación de la UE dicta que todos los vehículos recién lanzados vendidos desde febrero de 2011 deben equipar luces DRL. Sin embargo, vale la pena señalar que los coches nuevos lanzados antes de esa fecha no tienen que llevarlas: la regla solo se aplica a los modelos que han debutado (o mejorado significativamente) desde entonces.

¿Puedo instalar luces de circulación diurna en el coche?

Si su coche no tiene luces de circulación diurna, existen varios kits de posventa disponibles. Por lo general, cuestan desde de 30 euros, aunque deberás tener en cuenta el coste de instalación por parte de un electricista calificado. Lo ideal es que las luces diurnas estén programadas para apagarse cuando los faros principales estén encendidos. Si tienes un interruptor separado para ellas, debes recordar apagarlos por la noche.

En sí, la instalación de los DRL no es obligatoria, pero sí puede ayudar a prevenir un accidente. Alternativamente, puedes usar las luces cortas durante el día, aunque no brillarán tanto como las luces de conducción diurna. En lo que respecta a las bombillas, es recomendable revisarlas con regularidad, ya que las luces son una parte importante de la visibilidad en la carretera, lo que te ayuda tanto a ti como a otros usuarios a mantenerse seguros.

Por último, hay que matizar que las luces diurnas nunca deben usarse como reemplazo de las luces de cruce en condiciones de poca luz. No solo porque iluminen de distinta forma (los DRL están hechos que te vean, mientras que las de cruce ofrecen una iluminación extra), también porque no hay luces de circulación diurna en la parte trasera del coche. A menos que actives los faros del coche cuando los niveles de luz comiencen a caer, la parte trasera del vehículo no se iluminará en absoluto.

Por lo tanto, las luces de circulación diurna son un requisito legal, pero los faros siempre deben usarse en condiciones de visibilidad reducida o poca luz. Los DRL tienen el único propósito de hacer que los viajes por el pueblo o la carretera sean más seguros durante el día.

Fuente: Comisión Europea, Auto Express

  • luces
  • seguridad vial