Según datos de la D.G.T. el pasado año 2009, se produjeron en España 88.352 accidentes de circulación con víctimas, en los que fallecieron 2.714 personas y 124.966 resultaron heridas. La distracción estuvo presente en el 38% de dichos accidentes.

Para tratar de concienciarnos y, poco a poco, disminuir la incidencia de las distracciones como causa de los accidentes de tráfico, la D.G.T. ha lanzado una nueva campaña, desde el lunes 8 de noviembre y hasta el domingo 14, con el siguiente eslogan: “No conviertas una ayuda en una distracción”. Aparte de los controles realizados por los agentes de la Guardia Civil de Tráfico se realizará una acción complementaria con la emisión de un anuncio de 30 segundos en televisión y la correspondiente cuña radiofónica.

Si tenemos en cuenta que marcar un número de teléfono en el móvil puede suponernos una pérdida de atención de unos 13 segundos, o que responder a una llamada telefónica nos llevará de media unos 8 segundos, y que a 120 km/h un vehículo recorre en 3 segundos una distancia de 100 metros (el equivalente a la longitud de un campo de fútbol), cualquier distracción, supondrá que el vehículo circulará sin control durante ese tiempo, pudiendo provocar un accidente de fatales consecuencias.

Aparte que, según diversos estudios, el uso del teléfono móvil mientras se conduce multiplica por cuatro el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, un porcentaje similar a si circuláramos con exceso de alcohol. De la misma forma, cuando llevemos un minuto y medio hablando por el móvil, incluso con el manos libres, no percibiremos el 40% de las señales, la velocidad media bajará en un 12%, y nuestro ritmo cardiaco se acelerará bruscamente durante la llamada y tardaremos más tiempo en reaccionar.

A pesar de todos estos escalofriantes datos, la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil formuló el pasado año 138.107 denuncias por utilización indebida del teléfono móvil. Por lo tanto aún queda mucho por hacer al respecto.

Utilizar correctamente el navegador
Utilizar correctamente el navegador

Similares porcentajes se producen debido a la manipulación de los tan extendidos navegadores mientras conducimos. Por supuesto que suponen una inestimable ayuda para el conductor, mientras se manipulen correctamente (es decir, se programen antes de iniciar la marcha), si no es así, también suponen una importante causa de distracción.

Otra actividad que genera frecuentes distracciones al volante es la de fumar. No solo por el hecho perjudicial en sí, sino por todas las acciones que conlleva: buscar la cajetilla, sacar un cigarro y encenderlo, así como, no digamos, las reacciones espontáneas ante la caída de ceniza, quemaduras, etc. Según un estudio realizado por aseguradoras británicas, al menos en un 5% de los accidentes de tráfico hay una relación directa con el hecho de fumar en el interior del vehículo, siendo el riesgo de tener accidentes 1,5 veces mayor que el de los no fumadores.

Aunque ya es de conocimiento público, no está de más recordar, que según la Ley de Seguridad Vial, en su artículo 65 se tipifica como infracción grave “conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicación” y “utilizando cascos, auriculares u otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente en la conducción”. Estos hechos supondrán una infracción grave, con una sanción de 200 euros y la detracción de tres puntos del carné de conducir.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta