Logo de Noticias Coches
Comprar coche concesionario
Mario Nogales

Espero a pedir un coche a fábrica… ¿O me lanzo al coche por suscripción?

Pasamos por un momento de incertidumbre dentro de la industria automotriz. Eso ha hecho que algunas modalidades como el coche por suscripción que proponen empresas como Wabi, sean la fórmula ideal para aquellos que no tienen clara la compra. Ahora incluso cobran más sentido teniendo en cuenta lo extensos plazos de entrega que se están dando en los vehículos nuevos. Así que vamos a intentar responder a la cuestión sobre si es mejor pedir un coche a fábrica y esperar o lanzarse a la suscripción.

Lo primero que hay que aclarar es que no hay una verdad absoluta ni una respuesta totalmente correcta acerca de esta cuestión. Todo dependerá de las necesidades del usuario, que tendrá que tener en cuenta lo que le merece la pena. También hay que añadir que ambas modalidades podrían ser complementarias. De hecho, si un usuario decide comprar un coche y le dan ocho meses de espera por retrasos en la producción, podría estar todo ese tiempo conduciendo un coche de suscripción sin problema alguno.

Actualmente estamos viendo que los plazos de entrega superan los tres meses, de media. Lógicamente, es algo que depende de la marca y del modelo elegidos. En ciertas marcas, principalmente las asiáticas, los tiempos se han reducido. Sin embargo, en otras hay situaciones en las que se supera el año de plazo También estamos en una situación en la que el stock se ha reducido al mínimo, no hay coches nuevos disponibles, pero tampoco quedan muchos de kilómetro 0 y los usados no paran de subir de precio debido a la alta demanda y reducida oferta.

Teniendo esto en cuenta, el coche por suscripción podría ser la fórmula que resuelva la ecuación, pues aporta mucha flexibilidad. Para el usuario que viendo la situación del mercado no se decide a comprar, puede ser una solución temporal muy adecuada. Las principales ventajas de esta modalidad es que no tiene permanencia, el mínimo de la suscripción es un mes y el usuario puede ir renovando mensualmente en función de sus necesidades.

En esa cuota mensual se incluyen prácticamente todos los servicios por los que el usuario podría preocuparse. En la larga lista están el seguro a todo riesgo, la asistencia en carretera, el mantenimiento del vehículo, sus revisiones e incluso el cambio de neumáticos. Por lo tanto, el coche por suscripción podría postularse como una opción para los que quieran retrasar la compra y también para aquellos que hayan comprado y tengan un plazo de espera elevado. De esta forma, nunca faltará un coche en la puerta de casa para cubrir las necesidades.

  • coche por suscripción
  • compra de coche