El renting de coches ha sido tradicionalmente una actividad pensada para favorecer la movilidad de las empresas, ya que es financieramente más beneficiosa, ayuda a la contabilidad y hace que los responsables de flotas se olviden de determinadas tareas (desde el mantenimiento a la los cálculos de amortización, que se trasladan a la empresa que alquila el vehículo).

Pero, cada vez más, el renting atrae más a los particulares. De ahí su espectacular crecimiento. La Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) nos contaba que en septiembre de 2019 matricularon 19.896 unidades, un aumento del 45,84%. En lo que va de año, nada menos que 229.970 coches nuevos han sido matriculados con esta modalidad, un 9,53% más que el año pasado.

Tras analizar si el renting compensa a un particular (ayudándote a realizar el cálculo), pasamos ahora a ver cuáles son las claves que determinan el precio de la cuota mensual. Son términos que se estipulan en el contrato del renting y que definen el importe que pagarás en los próximos años, así como posibels penalizaciones. Son estos:

El coche elegido

Parece de perogrullo, pero la cuota mensual depende del vehículo de renting que elijas. Cuanto mayor sea su valor, más alta será la cantidad que tendrás que pagar regularmente. Uno puede pensar que una empresa puede conseguir precios más bajos que un particular, al realizar compras de varias unidades, pero eso no siempre es así.

Un detalle que a veces se olvida es que la devaluación es también crucial. Si el coche es de los que pierde valor rápidamente, la cuota será más alta. La empresa que te alquila el vehículo tiene que venderlo después y ha de sacar el mayor rendimiento al coche hasta que llegue ese momento. Si, por el contrario, mantiene bien su valor con el paso del tiempo, la cuota mensual podrá ser más baja.

Duración del contrato

Lo habitual del contrato de renting es que dure entre tres y cinco años. De hecho, el periodo de contratación más frecuente es cuatro años. Ojo, tampoco esperes una variación del precio de la cuota muy grande. Ten en cuenta dos cosas:

  • Es posible que la empresa te ofrezca ampliar el contrato de renting sobre la marcha.
  • Si no sabes exactamente el tiempo que vas a necesitar el coche, quizá ocnvenga apostar por el rentign flexible. Pero ojo, la cuota será más elevada en todos los casos.

Kilómetros recorridos

Otra cosa bastante lógica: cuantos más kilómetros recorras, más elevada será la cuota mensual. Exactamente por lo mismo que te decíamos antes y que puedes comprobar en nuestro tasador de coches: a mayor número de kilómetros, menos valor residual. Cuantos más kilómetros anuales contrates, más dinero tendrás que pagar todos los meses. Has de calcular bien los viajes que harás cada año a la hora de realizar el contrato.

Echa cálculos, porque a veces compensa pagar el importe de la penalización al final del contrato, si la cuota mensual es menor por firmar menos kilómetros (el pago suele ser por cada kilómetro recorrido de más). Mira también si el contrato de renting incluye algún tipo de compensación por realizar menos kilómetros de los pactados.

Seguro y coberturas

Lo más habitual es que el contrato de renting incluya un seguro a todo riesgo con franquicia, si bien se puede ampliar a todo riesgo (o reducir la franquicia) a base de pagar una cuota mayor.

Otros servivios

El renting es cada vez más utilizado por particulares porque ha aumentado la incertidumbre de qué tecnología de propulsión será más adecuada en el futuro. Y porque te olvidas de impuestos y de otros gastos extra del coche. ¿De todos? Pues… depende de lo que se contrate. Hay ofertas de renting con todo incluido (mantenimiento, coche de sustitución en caso de avería, cambio de neumáticos…) y en ocasiones algunos de estos servicios has de contratarlos de manera adicional. Tenlo presente.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta