Uno de los efectos más peligrosos de la lluvia es sin duda el aquaplaning. Posiblemente si conduces ya lo has sufrido alguna vez, pierdes totalmente el control del vehículo por unos segundos y parece que estas rodando por una pista de hielo.

Esta situación se suele producir cuando nuestro coche entra en un charco de grandes dimensiones a gran velocidad, las estrías de las ruedas no son capaces de evacuar tanta cantidad de agua en tan poco tiempo y flotan sobre la superficie, por lo que el vehículo pierde toda adherencia con el suelo y se desplaza sin control.

Si piensas que cuando esto pasa no hay nada más que hacer que rezar, te equivocas, ya que en tus manos está el tener un pequeño susto o un grave accidente de tráfico.

Lo primero de todo cuando notas la inestabilidad o el patinar de las ruedas, es sujetar firmemente el volante, ya que dar un volantazo para corregir la dirección no servirá de nada ya que el coche esta flotando y no servirá de nada.

En contra de lo que puedes llegar a pensar, el soltar el pie del acelerador no es buena idea, ya que cuando el vehículo tome nuevamente contacto con el asfalto. lo ideal es que las ruedas giren a la misma velocidad.

Por otro lado, aunque el cuerpo te lo pida o el instinto quiera frenar el vehículo, no debes pisar el freno ya que mientras las ruedas patinan, estas siguen evacuando agua y si salimos del charco con las ruedas paradas, se puede producir un brusco derrapaje.

Si te encuentras con que el coche “culea”, aplicar un ligero contravolante. Siempre mejor quedarse corto. Su exceso puede provocar un latigazo y hacer perder el control.La mejor manera de tomar un charco es evitarlo si es posible, pero en caso de ser imposible, lo mejor es pasarlo con las cuatro ruedas, ya que si entras solo con 2 ruedas, lo más seguro es que el agua produzca un frenazo que provoque un trompo.

Si el fenómeno se produce en una curva todavía es más importante aún mantener la calma, el volante firme y acelerar ligeramente. El peso va desplazado hacia el exterior de la curva y cualquier movimiento brusco por nuestra parte forzará un trompo o un latigazo más violento. En cualquier caso, siempre es preferible colisionar controladamente contra el guardarraíl.

El matenimiento de los neumáticos es una de las mejores opciones para enfrentarte a una situación de lluvía extrema, por tanto vigila el dibujo de los neumáticos, ya que cuanto mejor y más profundo sea, más agua podra evacuar y menos probable será el aquaplaning.

4 COMENTARIOS

  1. […] mojado no es adherente al neumático tal y como nos gustaría y se pueden vivir episodios de aquaplanning. Es decir, una capa de agua entre el neumático y el firme puede hacer que perdamos el control […]

  2. […] y tener un accidente grave. Y si conduce un vehículo con llantas lisas en la lluvia, el riesgo de aquaplaning se multiplica. Sí, son caros (sobre todo si tienes un SUV o tu coche monta llantas muy grandes), […]

Deja una respuesta