Artboard
Mercedes SLK 2011 Gonzalo Yllera 15/01/2011

Se espera que las primeras unidades de este remozado modelo puedan admirarse, en los concesionarios de la marca, en los primeros días de la próxima primavera.

Como ha declarado Dieter Zetsche, Presidente del Comité Directivo de Daimler AG y responsable  de Mercedes-Benz Cars: “El SLK asume como pocos vehículos el papel de líder y referencia dentro de su segmento. Estoy convencido de que su apasionante diseño, su habitáculo de alta calidad y la austeridad en el consumo harán del SLK un modelo ideal para disfrutar el volante, lo que reforzará aún más su carácter de roadster de culto.”

Mercedes SLK 2011. Motores

Mercedes SLK 2011

En un principio estarán disponibles tres motorizaciones diferentes. A saber:

  • SLK 200 BlueEFFICIENCY. Con un motor de cuatro cilindros y un cubicaje de 1.796 cm³, es capaz de entregar una potencia de 184 CV. El cambio puede ser opcionalmente el automático 7G-TRONIC PLUS, con el que consigue acelerar de 0 a 100 km/h en 7,0 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 237 km/h, con un consumo medio homologado de 6,1 litros a los 100 km, y unas emisiones de 142 g de CO2 por kilómetro recorrido.
  • SLK 250 BlueEFFICIENCY. En este caso la potencia del tetracilíndrico asciende a 204 CV, que en este caso viene equipado de serie con el cambio automático 7G-TRONIC PLUS. Las cifras obtenidas son ligeramente mejores que las de su hermano pequeño, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos y una velocidad máxima de 243 km/h. Por su parte el consumo, según cifras oficiales es de 6,2 litros cada 100 km y las emisiones de CO2 son de 144 g.
  • SLK 350 BlueEFFICIENCY, que dispone de un motor V6 de 3.498 cm³, lo que le permite entregar una potencia de 306 CV. Gracias a ello acelera en 5,6 segundos de 0 a 100 km/h y alcanza una velocidad máxima 250 km/h. El consumo asciende a 7,1 litros cada 100 kilómetros y las emisiones son de 167 g de CO2 por kilómetro.

Posteriormente se une a la gama un motor diésel, el SLK 250 CDI, con consumos homologados realmente bajos. Interesante que, independientemente de la mecánica, se pueda elegir entre tres suspensiones:

  • La suspensión convencional, de serie.
  • Una suspensión opcional dotada de muelles y amortiguadores más rígidos, especialmente indicada para una conducción más deportiva.
  • Un sistema de amortiguación, también opcional, con regulación electrónica, que funciona de manera totalmente automática.

También estarán disponibles opciones como la dirección directa, que mejora la maniobrabilidad y la agilidad, o el Torque Vectoring Brake, que frena la rueda trasera del lado interior de la curva, cuando es necesario, estabilizando el vehículo sin perder su dinamismo.

Mercedes SLK 2011. Equipamiento

Esta tercera generación del SLK Roadster además incorpora una gran variedad de modernos sistemas de asistencia a la conducción, entre los que cabe destacar:

  • Attention Assist, o sistema de detección de fatiga.
  • El sistema PRE-SAFE, que es capaz de frenar el vehículo si existe peligro de colisión por alcance.
  • El Intelligent Light System, que dispone de cinco funciones de alumbrado diferentes.
  • El indicador de límites de velocidad, que puede reconocer las señales de tráfico gracias a una cámara.

Pero si por algo destaca esta nueva entrega del modelo alemán, aparte de su renovada estética, es por un “gadget” que será del gusto de los conductores más sibaritas. Nos estamos refiriendo al Magic Sky Control, o para entendernos, un techo panorámico de cristal que puede oscurecerse, simplemente, pulsando un botón, y que puede variar desde la total transparencia hasta la opacidad, para evitar los rigores del sol.

También es de destacar lo que los ingenieros de la marca han denominado Airguide, que no es otra cosa que un nuevo paravientos, compuesto por lunas basculantes de plástico transparente montadas detrás de los arcos protectores y que pueden activarse rápidamente, eliminando las turbulencias traseras.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

Ver galeria (549 fotos)

Pruebas

El Mercedes-Benz SLK 250 CDI acaba con los prejuicios sobre si son compatibles las sensaciones deportivas de un auténtico roadster con un propulsor diésel.
Si quieres saber más pincha aquí >
Lo mejor Lo mejorable
Nuestra nota:

Cronología