A comienzos de verano, un Ferrari Enzo de 2003 estableció un récord al convertirse en el coche más caro jamás vendido en una subasta en línea (online), alcanzando los 2,23 millones de euros. A día de hoy, ya ha pasado el testigo a otro vehículo, también de la casa. En este caso, se trata de un Ferrari 275 GTB “Long Nose” de 1966 magnífico, sin restaurar y en impecables condiciones tanto visuales como mecánicas. ¿El precio alcanzado? 3,08 millones de dólares (2,6 millones de euros).

Gooding & Company, la casa de subastan encargada de poner en venta a esta bella macchina, describió al Ferrari blanco como un coche muy especial, y viene con todas las piezas originales, incluida la pintura y el interior de cuero beige. El vehículo nunca se había ofrecido en una subasta pública. Según la descripción, se vendió nuevo a un propietario italiano, quien lo mantuvo hasta 1969. Luego, pasó a un concesionario estadounidense y cambió de propietario varias veces hasta 1995, cuando fue a parar al garaje de un coleccionista anónimo de Nuevo México.

Durante este tiempo, este Ferrari 275 GTB “Long Nose” viajó alrededor de 81.000 kilómetros, y se cree que es el rodaje real. Aunque, quizá la parte más interesante de este ejemplar es que es una de las 40 unidades que vienen equipadas de fábrica con un tubo que unía firmemente el motor y la caja de cambios por donde pasaba el eje de transmisión. Además de esto, el coupé de Maranello tiene una tapa externa para el depósito de combustible de competición, algo un tanto extraño a la par que realmente hermoso, captando la esencia de sus orígenes.

Este 275 GTB en particular es la versión de “Long Nose” (“nariz larga”), lo que deja poco pie a la imaginación del porqué de ese nombre. Fue diseñado por Pininfarina y construido por Scaglietti. Bajo su capó se encuentra un corazón V12 de 3.3 litros capaz de generar 280 CV a 7.500 rpm y 295 Nm a 5.000 rpm. Combinado con una caja de cambios manual de cinco velocidades montada en la parte trasera (transaxle), podía llegar a los 100 km/h desde parado en apenas 6,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 250 km/h, nada mal para un coche de calle en los 60.

“Nuestra primera venta exclusivamente online fue un gran éxito tanto para nuestros clientes como para la empresa”, mencionó David Gooding en un comunicado, presidente y fundador de Gooding & Company. “La demanda de coches de calidad no se ha desvanecido durante tiempos tan inciertos”. Prueba de ello la tenemos en el automóvil más valioso vendido en una subasta: un Ferrari 250 GTO de 1962 que se vendió por 48,4 millones de dólares (41,6 millones de euros) en una subasta de RM Sotheby’s en Monterey, California, en agosto de 2018.

Además del Ferrari 275 GTB Long Nose, la casa de subastas vendió otros tres cavallinos rampantes que reclamaron los puestos del segundo al cuarto automóvil más caros vendido en esta subasta: un Ferrari Enzo de 2003 que se vendió por 2,35 millones de dólares (1,98 millones de euros), un F50 de 1995 por 2,13 millones (1,80 millones de euros) y un F40 de 1992 por 1,63 millones (1,37 millones de euros). La venta de 77 lotes, titulada Geared Online, alcanzó un total de 14,5 millones de dólares (12,2 millones de euros) con una tasa de venta directa del 71 %.

Fuente: Gooding & Company
Galería de fotos:

Ver galeria (9 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta