El Ayuntamiento de Madrid anunció en el día de ayer que denegaba el permiso a las tres empresas de patinetes eléctricos que operan en Madrid. Desde el día de ayer, se les ha concedido un tiempo límite de 72 horas para retirar sus vehículos de la vía pública.

La censura a estas compañías, VOI, WIND y LIME, se debe a que sus aplicaciones no impiden que los usuarios inicien o finalicen sus trayectos en zonas donde este tipo de transportes no pueden circular. Por este motivo, el ayuntamiento exige que sean excluidas en la utilización de estos patinetes aquellas zonas previstas en la Ordenanza de Movilidad Sostenible.

Esta ordenanza, aprobada el pasado 24 de octubre, señala que los patinetes eléctricos pueden circular exclusivamente por carriles bicis y por calzadas a 30 km/h. De este modo se prohíbe a los usuarios de este tipo de transportes circular por las aceras.

La compañía LIME, una de las afectadas por esta medida del ayuntamiento y la que cuenta con mayor flota de estos vehículos, aún no ha entregado la documentación electrónica en el plazo requerido. Esta documentación es necesaria para que el Ayuntamiento pueda comprobar en todo momento el número y la ubicación de los patinetes.

Actualmente, hay más de 15 empresas interesadas en ofrecer este servicio en la capital. Por ello, el Ayuntamiento de Madrid quiere garantizar un reparto equitativo así como evitar la saturación y garantizar la seguridad vial y peatonal.

Las empresas de patinetes eléctricos deberán cumplir otros requisitos como la posesión de un seguro y la adecuación de sus aplicaciones a las zonas transitables para este tipo de transporte. Una vez cumplidas las condiciones, las tres empresas afectadas podrán volver a operar en la capital española.

Superadas las 72 horas de plazo concedidas por el Ayuntamiento para retirar los patinetes, será el propio consistorio el encargado de llevar a cabo dicha retirada.

Vía: El País

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta