Logo de Noticias Coches
Alfa Romeo 90 Interior (1)
Luis Blázquez

¿Qué coche dirías que tiene la mejor guantera del mundo?

Contestar a la pregunta no es tan fácil. Porque, piénsalo, ¿qué hace especial a una guantera para que pueda considerarse la mejor? ¿Es la más ancha? ¿La más profunda? ¿Aquella que se puede cerrar con la llave? ¿O esa que tiene una luz de cortesía y un bolígrafo al abrirla? Tal vez estas premisas sean válidas para calificar una guantera, pero desde luego que ninguna se asemejará a la que traemos hoy.

Imagina que estás sentado, digamos, en una reunión del trabajo, o tal vez estás esperando en el pasillo del hospital esperando a que el médico te llame, o tal vez estás pintando un cuadro de tu precioso coche cuando, de repente, sientes la necesidad de rebuscar dentro de la guantera de tu coche algo que necesitas imperiosamente. Es normal, al final es parte de la condición humana. Lamentablemente, en la mayoría de los casos no tendrías suerte y solo podrías reprimir un sollozo de derrota mientras añoras tener un maletín.

Sin embargo, eso no ocurriría si tuvieses un Alfa Romeo 90. Si fueras el orgulloso propietario de una de estas berlinas, no habría razón para perder el contacto del preciado contenido de tu guantera durante un período de tiempo apreciable, porque el 90 es uno de los muy, muy pocos coches que te permiten llevar tu guantera contigo. Y no, no estamos hablando de un proceso arduo que involucra un destornillador y una palanca, sino de que el salpicadero fue diseñado con una guantera extraíble en mente para llevarla siempre contigo.

Con el Alfa Romeo 90 nació la intención de proponer una berlina representativa, acorde con el espíritu deportivo de la marca, representado en ese momento por el 75. Esta propuesta se tradujo en un interior que introducía esquemas y elementos dedicados y dirigidos a un público de alto perfil que no desdeña al empresario que clama por altos estándares en todas partes. De acuerdo con esta definición, existía incluso una configuración capaz de ofrecer un compartimento específico para alojar un maletín fuera del maletero.

El salpicadero se hizo eco del estilo usado por Bertone en la época, y el acabado superior se caracterizó por la inusual instrumentación “optoelectrónica” con elementos fluorescentes. El freno de mano de dos guías, también montado en el 75, era bastante peculiar en los 80. Sin embargo, el verdadero objeto de culto (ahora bastante escaso) era el maletín “Valextra” que se colocó frente al pasajero a modo de guantera, disponible como opción. Un accesorio que sin duda nos traslada a un tiempo donde se hacían “locuras” así.

Pero este es uno de esos pequeños detalles fascinantes que solo hacen un automóvil. Por sí solo, el Alfa Romeo 90 no era realmente tan especial: era esencialmente un reempaquetado del Alfetta que le precedía. Eso se traducía en un predominio de la las líneas horizontales y en una plataforma destinada a ejecutivos con motor delantero y tracción trasera. ¿Y qué mejor manera de vender esa parte empresarial que por tener un maletín incorporado? Puede que exista una guantera similar o más práctica, pero de momento, no ha aparecido en el radar.

Fuente: Jalopnik

Galería de fotos:

  • Alfa Romeo
  • coches clásicos
  • diseño