¿Qué pasa con el agua sucia que se va por el desagüe? En los países civilizados suele llegar (por desgracia no en todos los lugares todavía) a una planta de tratamiento de aguas residuales. Allí se depura de nuevo antes de que vuelva al río. Pero quedan restos, en forma de lodos y arena, que normalmente van a parar a vertederos. Pero ojo, que podrían tener un segundo uso, como un material de reparación de baches más respetuoso con el medio ambiente.

Actualmente, los baches se rellenan de asfalto. Este material contiene sustancias tóxicas (hidrocarburos aromáticos policíclicos), peligrosas para los trabajadores que aplican los parches como quienes queden expuestos a los hidrocarburos si se filtran del asfalto al medio ambiente.

La arena sobrante del tratamiento de aguas residuales también es problemática. No es biodegradable y además, como contiene patógenos debido a su origen, no puede reciclarse tal cual. Sabiendo todo esto, los investigadores de la Universidad Estatal de California en Bakersfield se propusieron hacer que la sustancia fuera más útil.

Comenzaron mezclando arena húmeda con óxido de calcio y óxido de magnesio, creando una suspensión arenosa en la que los patógenos no pueden proliferar. Luego, convirtieron esa producto en un mortero agregando un ácido débil, denominado llamado dihidrogenofosfato de potasio. El resultado fue una cerámica de fosfato unida químicamente (CBPC), a la que el equipo se refiere como GAP (siglas de grit assisted patch, parche asistido por arena».

En las pruebas de laboratorio han descubierto que este material tiene una resistencia a la compresión similar a la del asfalto, aunque opinan que debería durar más que el asfalto cuando se usa para llenar baches. Lo mejor, que no es tóxico para los humanos.

Dirigidos por el Dr. Zhongzhe Liu, los científicos ahora están evaluando si su GAP se adhiere bien al pavimento existente y trabajan para mejorar aún más su resistencia a la compresión y durabilidad. Sus planes pasan por probarlo en una carretera operativa, con tráfico, para ver su evolución.

Más información: American Chemical Society

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta