¿Te imaginas cual sería el estado de tu coche si estuviese un año enterrado? Pues te traemos un caso similar con el que te podrás hacer una idea.

Vlad, el protagonista ruso del canal de coches Garaje 54 ENG, enterró tres coches en un campo con el propósito de ser desenterrados un año después. Gracias a un tractor de grandes dimensiones, Vlad pudo enterrar un Lada 1200, un Toyota Corsa y un Audi 100. Y 365 días después, gracias de nuevo al mismo mecanismo ha “podido” sacar estos tres vehículos de la fosa donde se encontraban.

Encontrar los tres coches donde habían sido enterrados no fue una tarea difícil, ya que contaban con marcadores de posición. Pero lo difícil fue el proceso de extracción. El primero en salir a la superficie fue el Lada 1200, el cual perdió en el proceso la parte delantera, y el techo y su tronco resultaron aplastados y colapsados.

Para la extracción de los otros dos vehículos restantes, los operarios tuvieron más cuidado, pero el resultado fue prácticamente idéntico. El Audi salió con el techo totalmente derrumbado y con la mayoría de sus cristales rotos. El Toyota Corsa corrió la misma suerte y su chapa resultó deteriorada en su gran mayoría.

Como es lógico, tras un gran periodo de tiempo bajo tierra, los materiales de los vehículos resultan estropeados. La chapa de éstos pierde su color por completo al estar en contacto con el agua y con tierras húmedas. En el caso de los componentes internos sucede lo mismo, ya que las grandes cantidades de barro y suciedad han echado a perder la gran mayoría de sus sistemas.

No es la primera vez que estos aficionados al mundo de los coches nos sorprenden. Y es que hace poco os trajimos un caso en el que acoplaron una jaula antivuelco a un Volkswagen Golf de primera generación para poder dar vueltas de campana una y otra vez.

Aquí os dejamos el vídeo para que podáis ver el proceso de extracción de los coches de la tierra y en que condiciones han quedado:

Fuente: Youtube Garaje 54 ENG

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta