Conducir un Aston Martin es sin duda el sueño de muchos de los mortales que habitan este planeta. Ni siquiera tienes que ser un gran aficionado del motor para sufrir el síndrome de Stendhal ante tanta belleza concentrada en una perfecta obra de ingeniería y diseño. Desde el Coal Scuttle que salió en 1914, iniciando la historia de la marca, hasta el último Aston Martin DB11, Las alas de Aston Martin no han hecho más que volar muy alto.

Una de las personas que justamente más ha ayudado al éxito de de la compañía es el señor David Brown. No fue el fundador de la marca pero sin duda fue el empresario más influyente de su historia. Tras adquirir la compañía en 1947 después de haber visto un anuncio en el periódico, llegó posteriormente la adquisición de Lagonda. La fusión de ambas marcas condujo a lo que se conoce hoy en día como Aston Martin Lagonda.

David Brown fue una figura legendaria en la gestión y liderazgo de Aston Martin, que pese a su fallecimiento en 1993, quedará inmortalizado para siempre representado en los modelo DB. Son los modelos que llevan las iniciales más famosas del motor, los cuales hemos venido a recordar hoy:

Aston Martin 2-Litre Sports (DB1) (1948-1950)


El primer modelo de la era Brown. No llevaba sus iniciales de forma oficial, aunque popularmente sería considerado como el primer modelo de la línea posteriormente conocida como DB.
En cuanto a sus prestaciones, con un motor de cuatro cilindros en línea y una potencia máxima de 90 CV, destacaba más por su chasis que por sus especificaciones técnicas.
Las ventas tampoco ayudaron demasiado, llegando a producirse únicamente 15 coches.

Aston Martin DB2 (1950-1953)

Gracias a la compra de Lagonda, Brown, trajo consigo un consigo un equipo de ingenieros capaces de incorporar motores competitivos como este de seis cilindros en línea con doble árbol de levas en cabeza.

La potencia máxima pasaba de los 90 CV del DB1 a los 105 CV del DB2. Su mejora en rendimiento se hizo patente con sus buenos resultados en Le Mans y Sebring.

Aston Martin DB2/4 (1953-1957)

Entró como sustitución del DB2 incorporando cambios como la incorporación de las dos plazas traseras, así como una mejora del motor en términos de cilindrada. Se fabricaron finalmente 761.

Fue una versión coupé del DB2/4 Mk I Drophead el que condujo la actriz Tippi Hedren en el clásico de Hitchcock Los Pájaros.

Aston Martin DB Mk III (1957-1959)


Nació con la base del DB2/4 para satisfacer parte de la demanda mientras la marca trabajaba en el desarrollo de su nuevo modelo.

Los cambios sustanciales fueron una vez más una mejora de sus prestaciones.
Siendo lo más relevante de este modelo, la curvatura de su parrilla que pondría el cimiento sobre el diseño del resto de DB´s hasta la actualidad.

Con un motor 2.9 L Lagonda I6, alcanzaba una velocidad máxima de 193 km/h. Era además el coche que Ian Fleming escogió para Bond en su novela Goldfinger.

Aston Martin DB4 (1958-1963)


Presentado en el salón de Londres en 1958, fue un modelo completamente nuevo. Además, marcó el hito de convertirse en el primer coche de la marca capaz de alcanzar los 0 a 100 mph (160,934 km/h) en 21 segundos .Alcanzando una velocidad máxima de nada menos que 225 km/h.

En cuanto a su diseño, se utilizó el método de “Superleggera” añadiendo ligereza al vehículo a través de la incorporación de paneles de aluminio dispuestos estratégicamente en el chasis.

Por otra parte, el cuerpo de las cuatro plazas fue diseñado por la legendaria Carrozzeria Touring de Milán. El mismo equipo que diseñaría el Lamborghini 350 GT.

Aston Martin DB5 (1963-1965)


Imposible no ponerse romántico con el DB5 .Considerado uno de los coches más elegantes de la historia, a muchos nos viene a la memoria el 007 interpretado por Sean Connery en la película Goldfinger. Y es que esa película inició la relación entre Aston Martin y el espía más famoso del cine.

Como anécdota, se suponía que el coche de Connery sería un Jaguar E-Type, sin embargo Jaguar querría que la productora adquiriese los coches pagando su precio. David Brown, que de marketing sabía bastante, se puso en contacto con la productora y firmaron el acuerdo de relaciones públicas más fructífero del motor en el cine.

En cuanto a las especificaciones del vehículo, a simple vista podría parecer incluso idéntico al DB4, pero hay una serie de diferencias reseñables. Gran parte de su diseño, volvió a correr parte de Carrozzeria Touring.

El motor, con seis cilindros en línea, tardaba un poco más de 8 segundos en alcanzar los 0 a 100 km/h, así como una velocidad máxima de 230 km/h. Las 1.039 unidades producidas son un codiciado objeto de deseo que en subastas llegan a rozar los cinco millones de dólares.

Aston Martin DB6 (1965-1970)


El DB6 continuó las líneas de diseño iniciadas por el DB4 y el DB5. Fue presentado en el show de Londres en octubre de 1965, como una propuesta más familiar. Esto en parte fue debido al aumento de espacio que tenía la parte trasera.

No obstante, no perdió su carácter deportivo sino que además la incorporación del alerón trasero mejoraba su estabilidad a velocidades altas. Partes del chasis del DB5 así conjuntamente con aspectos del DB6, dieron lugar al posterior Aston Martin Volante.

En pleno apogeo del Swingin London, el coche se convirtió en el objeto de deseo de estrellas como Mick Jagger, Paul McCartney o Peter Sellers.

Aston Martin DBS (1967-1972)


El DBS surgió como un punto intermedio para sustituir al DB6. Sin embargo, la gran aceptación del público alargó la producción lanzando incluso una versión V8 del mismo. La velocidad máxima de ambas versiones era de 225 km/h.

Fue además, el segundo Aston Martin en aparecer en una película de James Bond. En este caso fue en la película 007 al servicio de su Majestad, interpretada por el australiano George Lazenby. Habría que esperar 18 años para que el espía del MI6 se volviese a sentar al volante de un Aston Martin.

En cuanto a sus especificaciones, su diseño fue el último de Carrozzeria Touring con Aston Martin. Su diseñó destacó por ser vanguardista y moderno sin perder ciertos aspectos tradicionales de la marca. Su precio en el mercado era de 5.281 libras (equivalente a 90.306 libras de hoy).

La producción del DB6 finalizó en 1962, año en que David Brown vendió Aston Martin debido a sus problemas de liquidez.

Aston Martin DB7 (1994-1999)

El DB7, se convirtió en otro de los grandes iconos de Aston Martin. Fue el primero que se fabricó bajo producción en serie, utilizando una serie de materiales más baratos que lo hizo más “accesible” y todo un éxito de ventas en los mercados globales.

Esto en parte fue propiciado por el hecho de que en 1994, Ford se hizo con la propiedad total de la marca británica.Esto facilitó sinergias entre algunos de los mejores equipos de ingenieros del momento.

El coche fue diseñado por el prestigioso Ian Callum, responsable de diseño en Jaguar y autor de otros grandes diseños para Mazda y Volvo.

Aston Martin DB7 Vantage (1999-2003)


Presentado en el salón del motor de Ginebra en marzo de 1999, aparecía esta versión más agresiva que su homónimo el DB7. Con un nuevo motor V12, presentaba dos opciones: cambio manual de seis velocidades o automático con cinco. Finalmente la opción preferida por el público sería el sistema Touchtronic, que incrementaba la experiencia de la conducción a los que se decantaban por el cambio automático.

El DB7 Vantage, marcó tendencia gracias a su combinación de artesanía, potencia y fiabilidad. Sin duda, uno de los deportivos de lujo más influyentes de su década. En 2002, Aston Martin lanzó una edición especial del DB7 Vantage en conmemoración del Jubileo de Oro de la Reina Isabel II.

Aston Martin DB9 (2004-2016)

El primer modelo que salió de la nueva fábrica en Gaydon, recibió inmediatamente el visto bueno de los críticos alabando especialmente su diseño y experiencia de conducción, a pesar de que para algunos, su motor no era lo suficientemente potente.

El motor original, pertenecía al Vanquish. Un V12 de 6.0L, dotando al coche de 480 CV, y alcanzando una velocidad máxima de 295 km/h así como los 0 a 100km/h en 4.7 segundos. Posteriormente saldría la versión descapotable bajo el nombre de DB9 Volante.

El DB9 tuvo una gran aceptación por parte del público, sin embargo la decisión de Ford de vender Aston en 2006, ralentizó su producción y paralizó los planes de crear un modelo nuevo. Esto propició, que durante un tiempo la marca se centrase en la base del DB9 para sacar variantes del mismo hasta tener los suficientes recursos como para lanzarse a un nuevo modelo.

Aston Martin DBS (2007-2012)

Una de las variantes comentadas anteriormente sería justamente el DBS. Su diseño estilizaba las líneas del DB9 hasta el punto de darle una apariencia mucho más agresiva.
Algo que ayudó el hecho de que la carrocería estaba compuesta en su mayoría por fibra de carbono.

Todo ello resultó en una mejora de su deportividad así como en su comportamiento. Aparte, el DBS incorporaba un equipamiento tecnológico bastante atractivo en el que no faltaba detalle.

El DBS marcó un récord peculiar como el de “más vueltas de campana en una sola secuencia”, fueron nada menos que siete en una escena memorable de la película Casino Royale.

Aston Martin DB10 (2015)

Fabricado y diseñado de forma exclusiva para la película Spectre, se trata de un modelo ultra especial guardado bajo secreto en la sede de Gaydon.

Se fabricaron únicamente 10 unidades, de los cuales 8 se utilizaron en el rodaje de la película. En palabras de la propia compañía, el DB10 es un reflejo de como Aston Martin concibe el futuro de sus coches. Un coche sencillamente espectacular.

Aston Martin DB11 (2016)

El modelo DB más potente de la historia de Aston Martin. 608 CV que emanan desde el V12 de 5.2 L. Una acelaración 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y una velocidad máxima de 322 km/h. Cifras que no cuestionan su deportividad pero que sí podrían hacerlo de su confort. Con la excepción claro, de que sencillamente no se puede.

En palabras de Marek Reichman, Director Creativo de la marca, “cada elemento del DB11 está diseñado para ofrecer una experiencia única y completa”. El DB11 es el ejemplo del deportivo total, de que en ocasiones sí puedes tenerlo todo.

Tecnología de Mercedes-AMG y asientos cosidos a mano por los mejores artesanos británicos. Ingeniería y elegancia. Racionalidad y Pasión. Hemisferio Izquierdo y Derecho. En otras palabras, excelencia en estado puro.

Fuente: Aston Martin

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta