Si estás buscando un A4 con un gasto contenido ese es el que lleva el motor 2.0 TDIe de 136 CV. Tiene ciertas modificaciones para reducir el consumo de combustible que es de 4,6 l/100 km. Va asociado a un cambio manual de seis velocidades y lleva un sistema de tracción delantera.

El sistema de arranque y parada automática del motor es uno de los sistemas que contribuyen a que el consumo de este modelo sea contenido. Funciona muy bien ya que el motor se enciende en cuanto el conductor hace presión sobre el embrague. La única pega es el ruido que genera el motor cuando se vuelve a poner en marcha pero es algo totalmente soportable y, además, en el salpicadero hay un mando con el que se puede desactivar este dispositivo. Audi ha montado además unos neumáticos de poca resistencia al avance y un indicador de cuál es la marcha más adecuada en cada momento si lo que se busca es realizar una conducción económica.

Esta variante del A4 tiene una desventaja y es que la suspensión no es tan confortable como la de las otras variantes con motor 2.0 TDI. Si la carretera por la que se circula tiene irregularidades no las absorbe bien y los ocupantes del vehículo las percibirán claramente. Además, la carrocería está más cerca del suelo y eso trae dos posibles consecuencias. La primera de ellas es que existen más posibilidades de rozar la carrocería por debajo. La segunda es que el acceso al coche puede ser algo más incómodo. Audi ha tomado esta medida porque se reduce el coeficiente de resistencia aerodinámico. Para mejorar este dato, la carrocería por debajo se ha carenado en parte. Por el contrario, la suspensión de serie es más dura, un elemento que es opcional para otras variantes.

El Audi A4 puede adquirirse también con otras tres mecánicas de 2,0 litros aunque no con modificaciones para reducir su consumo. Estas tienen una potencia de 120, 143 y 170 CV. Su consumo es en todos los casos superior (4,9 l/100 km en el caso del primero de ellos y 5,1 l/100 km en los otros dos).

El precio del 2.0 TDIe de 136 CV es de 31.300 € y, salvo el 2.0 TDI de 120 CV que cuesta 31.010 €, el resto de mecánicas es más costosa. El A4 2.0 TDI de 143 CV sale por 32.320 € mientras que el de 170 CV cuesta 34.660 €. Esta diferencia radica en que el TDIe tiene unas emisiones contaminantes muy bajas (119 gr/km) y por tanto no paga impuesto de circulación cosa que el resto de las variantes sí.

Si lo comparamos con otras berlinas de tamaño y potencia similar, el A4 2.0 TDIe de 136 CV, se trata de una de las mejores alternativas en cuanto a consumo se refiere. Los únicos modelos que tienen un consumo menor  son el Volkswagen  Passat 1.4 TSI Ecofuel 150 CV DSG que consume 4,4 l/100 km sólo que esta berlina es de gasolina. También hay un Volkswagen Passat 1.6 TDI de 105 CV DPF BlueMotion Technology cuyo consumo mixto es de 4,5 l/100 km.

Fotos del Audi A4 2.0 TDIe 136 CV:

Ver galeria (8 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta