Aprender y pensar. Sistemas cada vez más proactivos y personales. Audi ha marcado su hoja de ruta hacia el futuro de la automoción y nos lo ha contado todo en el Audi Summit celebrado en Barcelona este martes. La marca de los cuatro aros va a pasar de ser un fabricante de automóviles premium a convertirse en un suministrador de servicios digitales premium de automoción y movilidad. Y lo hará fusionando los sistemas electrónicos con tecnologías innovadoras e inteligentes.

Bajo la denominación genérica Audi AI, la marca de los cuatro aros adelanta la tecnología que sus modelos dispondrán en el futuro. Una tecnología que cada vez es más una realidad y en la que la denominada Inteligencia Artificial del propio vehículo y su constante capacidad de aprendizaje cada vez cobra mayor importancia. En un futuro muy cercano, según Audi de la capacidad de sus modelos para aprender, adaptarse y  relacionarse con los gustos y necesidades de los ocupantes del vehículo dependerá su éxito.

Y puso un ejemplo: el nuevo Audi A8, presentado en el Audi Summit en Barcelona, da los primeros pasos en materia de conducción completamente autónoma con el sistema Audi AI traffic jam. Gracias a él, tanto en ciudad como en atascos, su conductor no precisa poner las manos en el volante para que su coche circule con total seguridad. Audi entra de pleno en la fase 3 de la conducción autónoma y prepara ya su asalto a la fase 4, la conducción autónoma en carretera abierta.Esto permitirá a los conductores “ganar” una hora al día de tiempo para ellos. Es lo que Audi denomina ya como “la hora 25”.

Todos los dispositivos, sistemas y servicios que Audi pondrá en marcha próximamente en sus vehículos están siendo desarrollados bajo este concepto Audi AI, que permite igualmente procesar rápidamente las enormes cantidades de datos procedentes de los diversos sistemas de asistencia del vehículo para utilizarse y compararse casi en tiempo real con los datos procedentes de otros usuarios. Esto será posible gracias a que los vehículos estarán completamente conectados y podrán mirar más allá y adelantarse al futuro gracias a los sistemas utilizados previamente en circunstancias similares.

Es decir, los coches en el futuro realizarán pronósticos y acertarán en sus acciones. La inteligencia del vehículo será un componente clave en los sistemas Audi AI que la marca de los cuatro aros irá incorporando a sus automóviles. Sistemas empáticos con los ocupantes, que anticiparán los deseos tanto del conductor como del pasajero de modo apropiado a cada situación. Actuarán como un asistente personal, sugiriendo servicios y concertándolos de forma autónoma. Y lo mejor de todo: aprenderán con cada acción que realicen y decisión que tomen, lo que les permitirá desarrollar aún más sus capacidades. La tecnología se adaptará continuamente a las necesidades de las personas.

Fuente – Audi

Vía – Newspress

Galería de fotos:

Ver galeria (15 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta