El Audi RS 7 Sportback 2020 acaba de hacer acto de presencia. El Salón del Automóvil de Frankfurt abarca numerosas novedades, y Audi Sport no ha querido desaprovechar su oportunidad. Más aun teniendo en cuenta que está celebrando el 25 aniversario de las siglas “RS”. Junto al nuevo RS 7 Sportback estará el también recién presentado Audi RS6 Avant.

Si algo llama a la atención al primer golpe de vista es la agresividad de la carrocería. Las aletas se han enchanchado en 40 milímetros frente al A7 Sportback estándar, habiendo una distancia de 1.950 mm entre las aletas delanteras. La longitud se mantiene en los mismos 5.009 mm. La parrilla delantera Singleframe crece en tamaño y recibe un diseño específico con estructura de panel tridimensional. Las tomas de aire que la flanquea reciben el mismo tratamiento.

La vista lateral del Audi RS 7 Sportback 2020 muestra unas líneas bien definidas y musculosas. Los faldones son específicos de esta versión, al igual que las llantas de aleación de 21 pulgadas (de 22” opcioales). En la zaga los cambios también son sutiles, pero efectivos. El paragolpes es más agresivo y, a los lados, encontramos una pareja de salidas de escape ovaladas de generoso diámetro. El alerón desplegable (a partir de 100 km/h) pone la guinda al conjunto.

Opcionalmente, el Audi RS 7 Sportback 2020 se puede equipar con dirección a las cuatro ruedas y frenos carbonocerámicos que ahorran 34 kilos de masa

En el interior se sigue una estrategia similar. Hay un nuevo volante deportivo forrado en cuero con levas tras él, y asientos ventilados de corte racing en cuero Nappa. Algunos de los elementos son exclusivos de este modelo, como un botón “RS” en el volante que se puede usar para acceder rápidamente a los modos de conducción RS1 o RS2, completamente personalizables. De serie se ofrecen dos asientos separados en la parte posterior, aunque se puede pedir un banco para tres pasajeros.

Pero un aspecto imponente sin un tren motriz a la altura tan solo es un quiero y no puedo. No es el caso del renovado Audi RS 7 Sportback. Al igual que el RS6 Avant, bajo su capó se esconde un bloque V8 de 4.0 litros biturbo capaz de entregar 600 CV y 800 Nm de par motor. Una transmisión automática de doble embrague de ocho velocidades es la responsable de enviar toda esa energía a las cuatro ruedas.

El diferencial puede variar el reparto de par motor en cada eje según las necesidades del momento. Aunque el sistema de tracción total quattro es permanente, el valor predeterminado está fijado en un 40 % para las ruedas delanteras y en un 60 % para las traseras. Si la electrónica detecta falta de agarre en alguna de ellas, puede enviar hasta un 70 % al eje anterior y un 85 % al posterior.

Con tal poderío, el Audi RS 7 Sportback 2020 es capaz de cubrir el sprint de 0 a 100 km/h en 3,6 segundos, mientras que la velocidad máxima está limitada electrónicamente a 250 km/h. Con el paquete opcional Dynamic alcanza los 280 km/h, y con el Dynamic Plus llega hasta los 305 km/h. El motor cuenta con un sistema mild-hybrid de 48 voltios que puede reducir el consumo de combustible hasta en 0,8 l/100 km. Audi no ha facilitado el consumo medio homologado.

En cualquier caso, la suspensión neumática adaptativa forma parte del equipamiento de serie, aunque con el paquete Dynamic Plus se añade un módulo de resorte neumático con un índice de elasticidad un 50 % superior. Sea cual sea la suspensión elegida, el coche está 20 mm más cerca del suelo y, a partir de 120 km/h, 10 mm más. También existe un modo “Lift” que permite aumentar la altura en 20 mm; por esos badenes y accesos a garajes un tanto elevados.

Fuente: Audi

Galería de fotos:

Ver galeria (79 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta