Al Audi A7 Sportback, que fue lanzado el pasado año, le faltaba alguna versión por llegar. Nosotros probamos el gasolina que era el tope de gama por el momento, pero ahora tiene otra opción que queda por encima. Se trata del Audi S7 Sportback 2019, que llega en el mes de mayo para ser la variante más prestacional de la berlina con estilo de coupé. Lo hace con un cambio sorprendente y que parece ir a contracorriente: se olvida de la gasolina para centrarse en el diésel.

El nuevo Audi S7 Sportback monta un V6 TDI de 3.0 litros, una mecánica que ya estaba bastante arraigado en la marca. La principal novedad es que lo hace con una configuración inédita, con el sistema eléctrico de 48 voltios que lo convierte en microhíbrido y también con un compresor de accionamiento eléctrico. Dicha solución ya estaba presente en el V8 TDI del Audi SQ7, aunque es la primera vez que se aplica en el seis cilindros.

Esta solución técnica consiste en un compresor que gira a 70.000 revoluciones para nunca le falte aire a uno de los turbos y ofrecer una respuesta más precisa y casi instantánea (su tiempo de respuesta es de 250 milisegundos). Gracias a ello, el nuevo S7 Sportback desarrolla 350 CV y 700 Nm de par entre las 2.500 y las 3.100 revoluciones. Va ligado obligatoriamente a la transmisión automática tiptronic de ocho velocidades y a la tracción total quattro.

Lo cierto es que es una potencia digna, aunque alejada de los 450 CV que lograba su antecesor con motor V8 biturbo de 4.0 litros. A pesar de esas cifras, lo cierto es que no hay tanto escalón en las prestaciones. El Audi S7 Sportback acelera de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos y su velocidad máxima está limitada a 250 km/h. Es medio segundo más lento que el anterior S7 y solamente dos décimas más rápido que el 55 TFSI.

Al ser un microhíbrido con el sistema de 48 voltios podrá obtener la etiqueta Eco de la DGT y algunas ventajas a nivel de eficiencia. Puede estar hasta 40 segundos en modo vela aprovechando la inercia y su Start/Stop entra en funcionamiento desde los 22 km/h. Se dice que con esta medida consigue un ahorro de combustible de medio litro, en este caso el S7 Sportback se homologan 7,9 l/100km y unas emisiones de CO2 de 206 g/km.

Para garantizar un comportamiento deportivo, esta versión monta un diferencial autoblocante central que puede mandar hasta un 70 % de la potencia al eje delantero y hasta un 85 % al trasero. Mejora el tacto de la dirección y también de la suspensión deportiva S. Opcionalmente se ofrecen elementos que afectan a su dinámica, como la suspensión neumática adaptativa o los frenos carbocerámicos de mayores dimensiones.

El Audi S7 Sportback podrá ser distinguido del resto de A7 gracias a una imagen más deportiva. Se refuerza con una parrilla más ancha, entradas de aire más grandes o las cuatro salidas del escape. Además, hay algunos elementos que van en aluminio o cromados. Pasa lo mismo en el habitáculo, donde ganan protagonismos los asientos deportivos, la tapicería de cuero con costuras en contraste o las molduras de aluminio.

Fuente: Audi

Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta