Australia está tomando medidas enérgicas contra los conductores que usan teléfonos móviles mientras están detrás del volante, a pesar de que ya sabemos que está mal hacerlo. El gobierno de Nueva Gales del Sur (NSW) está implementando un nuevo sistema de radar y cámara basado en inteligencia artificial (IA) diseñado para detectar irregularidades en los coches que circulan por la carretera.

Las primeras cámaras de detección de teléfonos móviles del mundo, según Transport for NSW, que gestiona los servicios de transporte del estado, funcionan día y noche en todas las condiciones climáticas para determinar si un conductor maneja un teléfono móvil. “Es un sistema para cambiar la cultura”, dijo el comisionado asistente de policía de NSW, Michael Corboy, a los medios australianos cuando fueron instaladas las cámaras de detección.

El ministro de transporte de Nueva Gales del Sur, Andrew Constance, dijo que las cámaras fijas y móviles montadas en remolques se centrarán en el uso ilegal de teléfonos móviles. Hacer o recibir llamadas de voz mientras se conduce en Australia es tan ​​legal como hacerlo en España, siempre y cuando se use un dispositivo manos libres. Todas las demás funciones, como las videollamadas, el uso de las redes sociales y la fotografía, son ilegales al volante.

“Cuando ingresemos a una época del año notoriamente peligrosa en nuestras carreteras, quiero que todos los conductores sepan que si usan sus teléfonos móviles mientras están al volante de un vehículo en Nueva Gales del Sur, tendrá más posibilidades de ser atrapado, en cualquier lugar y en cualquier momento”, manifestó Constance en un comunicado. Paul Toole, ministro local de carreteras regionales, dijo que el sistema verificará 135 millones de vehículos anuales para 2023.

Lo que es único en estas cámaras de detección es su resolución y ubicación. A diferencia del radar tradicional, que simplemente necesita poder leer una matrícula, estas deben tener una resolución lo suficientemente alta como para que la AI pueda estimar que un móvil realmente estaba en uso. Dicha resolución también debe ser suficiente para que la imagen pueda explicar por sí sola que función se le estaba dando al dispositivo.

Estas cámaras funcionan día y noche y en todas las condiciones climáticas, empleando la inteligencia artificial para revisar imágenes y detectar el uso ilegal de los dispositivos móviles. La tecnología se probó entre enero y junio de este año, en dos ubicaciones fijas en Sydney, y con cámaras movidas cada cuatro días en otros sitios. En las localizaciones estáticas, el 1,8 % de los usuarios de la carretera fueron atrapados usando sus teléfonos de forma inadecuada.

En los primeros tres meses de las cámaras encendidas, los conductores que sean atrapados ilegalmente usando sus teléfonos recibirán una carta de advertencia. Después de los tres meses, recibirás una multa de 344 dólares australianos (557,46 euros) si te atrapan, o una multa de 457 dólares (740,58 euros) en una zona escolar. También obtienes cinco puntos de demérito, o una decena si se comete una infracción durante las temporadas de doble demérito.

Cuando se probó el programa el año pasado, las cámaras detectaron a más de 100.000 conductores que usaban los móviles al volante ilegalmente. Bernard Carlon, director ejecutivo de transporte del Centro de Seguridad Vial de NSW, advirtió que las cámaras podrían prevenir 100 accidentes fatales o graves en cinco años. “Existe un fuerte apoyo de la comunidad para una mayor aplicación, con el 80 % de las personas encuestadas apoyando el uso de estas cámaras”, dijo.

Los radares fueron puestos en activo por NSW Transport el 1 de diciembre, y la red de detección se ampliará a 45 cámaras para 2023. En Reino Unido, la policía de Thames Valley y Hampshire lanzó un sistema a principios de este año que puede detectar señales de teléfonos móviles provenientes de vehículos de carretera. Sin embargo, no puede determinar si se están utilizando como una herramienta legal o como una distracción penada por la ley.

En 2019 hasta la fecha, 329 personas han muerto en la carretera en Nueva Gales del Sur. El año pasado, la cifra fue de 354, incluido el período navideño. El estado quiere reducir el número de muertes en carretera en un 30 % para 2021.

Fuente: Transport for NSW

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta