La ‘bacteria come neumáticos’, así han definido el nuevo descubrimiento de un microorganismo que desgasta los neumáticos, se los come y los desintegra. Aunque dicho así puede parecer una noticia negativa, la realidad es que supone un gran avance frente a los grandes problemas de acumulación de residuos.

Más de 1.000 años es el tiempo que se estima que tarda en desaparecer completamente un neumático. Si se pudieran emplear estas bacterias para hacer el trabajo, el tiempo se reduciría y su desintegración supondría alrededor de una década. Sin lugar a duda sería un gran avance, por lo que ya se está poniendo todo el esfuerzo en conseguir llevar esta idea a escala industrial.

Los neumáticos tienen una vida útil y, una vez finalizada, son acumulados o quemados. Esto supone un problema medioambiental importante. El polvo del caucho se puede extraer y reutilizar mezclándolo con caucho virgen, pero la cantidad que se puede emplear es muy baja si se quiere obtener un producto de calidad. Por ello, la realidad es que los neumáticos son difícilmente reciclables.

El nuevo descubrimiento se compone de la bacteria cocacea gram positivo, del género rhodococcus, y de un hongo dorado. Estos realmente se alimentan de carbono, algo muy presente en los neumáticos. Una vez perdido el carbono, pierden la estructura y otros microorganismos pueden desintegrarlos.

Un joven chileno, el genio detrás del descubrimiento

Como en muchos casos a lo largo de la historia, esta bacteria ha salido a la luz por una casualidad. En este caso, la persona que se ha dado cuenta de la situación ha sido un estudiante chileno de 19 años.

Jorge Miles, que así se llama el joven, observó unas plantas que crecían en un macetero. Este mostraba claros síntomas de deterioro. El aspecto clave es que estaba hecho de neumáticos viejos. Algo raro estaba pasando.

El descubrimiento de Miles le ha permitido ganar varios premios científicos a su corta edad. Desarrolló un proyecto en la Universidad Católica de Chile donde realizó experimentos que probaban su hipótesis. Consiguió ganar el concurso Falling Walls Lab de Chile y pasar a la final celebrada en Alemania, donde también salió vencedor después de exponer su caso en Berlín.

El futuro método que desgasta los neumáticos

La idea de Jorge Miles es crear una especie de espray con el que se impregnarán los neumáticos meses antes de ser sustituidos. De este modo, su desgaste comenzará antes y los tiempos de almacenaje se reducirán al mínimo.

Otra idea es fabricar biorreactores a gran escala donde se introducirán los neumáticos viejos para que terminen su descomposición. Todavía hay mucho trabajo que resolver, pero este descubrimiento permite ser optimistas con respecto a la reducción de residuos.

1 COMENTARIO

  1. Como la bacteria se nos vaya de las manos, la cosa esta del «coronao» se iba quedar en una anécdota ¡jeje!

Deja una respuesta