Hay tantos tipos de neumáticos y tantas categorías diferentes que puede ser un poco desalentador saber cuál es el mejor para nosotros. ¿Cuál deberías elegir? ¿Conduces un deportivo y necesitas un juego que funcione a velocidades más altas? ¿O te mueves por zonas que no están asfaltadas y las condiciones de agarre son pésimas? O todo a la vez.

Imagina que hay un mundo idílico donde existe un neumático ideal que tiene una tracción increíble en nieve, lluvia y el abrasador asfalto de un día de verano. Serían completamente silenciosos y durarían 1.000.000 kilómetros. Sin embargo, todavía estamos en este mundo ordinario, y no hay tal cosa como los neumáticos perfectos. Debemos compensar entre los diferentes atributos del neumático.

La mejor opción que podemos hacer es elegir los neumáticos que tengan la mejor combinación de puntos fuertes para nuestro coche y nuestras necesidades. Conocer los diferentes tipos de neumáticos que existen en el mercado nos ayudará a conseguir los resultados que esperamos y evitar posibles decepciones y sorpresas desagradables. Porque nunca está de más recordarlo: el neumático es el único punto de contacto entre el asfalto y la máquina.

Neumáticos de verano

Los neumáticos de verano están diseñados para lucirse en condiciones húmedas y secas. No están diseñados para todas las estaciones, sino para climas cálidos. En ese caso, brindan agarre y control gracias a unos parches de contacto sólidos, un dibujo adecuado para desalojar agua y poca o ninguna deformación en los bordes. Por contra, un neumático de verano no será igual de efectivo sobre superficies frías y, por debajo de 7 ºC, el compuesto se vuelve duro y quebradizo.

Neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno se sienten en su salsa cuando funcionan en condiciones invernales, valga la redundancia, proporcionando la tracción, el agarre y el control que los neumáticos de verano, simplemente, no están diseñados para proporcionar. Los compuestos en estas gomas se mantienen más blandos y flexibles que los de verano o todo tiempo en situaciones climáticas frías, lo que le brinda un manejo mejor y una mayor capacidad de frenado. Sin embargo, su diseño no lo hace apto para el verano (mayor consumo, desgaste y ruido de rodadura).

Neumáticos todo tiempo (All Season)

El neumático todo tiempo, también conocido por su denominación anglosajona All Season, está diseñado para brindar comodidad y control en la carretera, así como una buena capacidad de tracción para todas las estaciones. Generalmente, presenta un dibujo simétrico de la banda de rodadura junto con ranuras circunferenciales para optimizar el agarre bajo un clima húmedo. Podríamos decir que no destacan en ninguna estación, pero que tampoco fallan en su cometido. Puedes encontrarlos también con la nomenclatura M+S.

Neumáticos deportivos

Los neumáticos deportivos, por norma general, tienen ranuras circunferenciales y laterales de mayor tamaño que cualquier otra goma, para mejorar la capacidad de tracción en climas húmedos. También suelen presentar compuestos enriquecidos con sílice en la banda de rodadura. Dada su condición como calzado apto para vehículos de altas prestaciones, sus clasificaciones de velocidad son más altas que los de cualquier otro tipo de neumático, aunque su compuesto más blando los hace menos duraderos. Su perfil suele ser realmente bajo.

Neumáticos de pista

Un neumático de pista es similar a los mencionados justo encima, ya que están diseñados para ofrecer el summum de la precisión en cuanto a agarre se refiere, aunque rara vez se usan en el día a día de la calles. Están diseñados para proporcionar un contacto constante con la carretera en condiciones secas. Se diferencian de los neumáticos de verano en su construcción, que a menudo presenta refuerzos y paredes laterales de alta tecnología, como Kevlar o aramida.

Neumáticos todoterreno

Los neumáticos todoterreno cuentan con el dibujo de la banda de rodadura más grande y agresivo, diseñado para manejar condiciones fuera de la carretera como nieve profunda, lodo y barro en cantidades ingentes. Sin embargo, por su propia constitución (más blanda y abrupta), no deben usarse para circular sobre asfalto, salvo que tu ilusión sea hacer un cambio de neumáticos a los pocos kilómetros y desees un viaje notablemente ruidoso.

Neumáticos antipinchazo (Run Flat)

Un neumático antipinchazo (Run Flat) es aquel que no nos deja tirados a la primera de cambio cuando hemos sufrido un pinchazo en carretera. Es decir, es un neumático que puede circular aun cuando la presión del aire es baja y se va reduciendo paulatinamente. Aunque no puedes conducir con ellos indefinidamente, da que su utilidad viene dada por poder circular varios kilómetros hasta encontrar un taller o llegar a casa. En general, tienen un límite de velocidad de 80 km/h y una distancia establecida de 80 km.

Otros tipos de neumáticos

Neumáticos de repuesto temporal. Conocida comúnmente como “la rueda de galleta”, son, como bien dice su nombre, para un uso limitado. Lo normal es que, al ser un componente de repuesto como los recién mencionados Run Flat, cuenten con una clasificación de velocidad de hasta 80 km/h y un kilometraje establecido de alrededor de 80 kilómetros.

Neumáticos de remolque. Están disponibles en construcciones de surcos diagonales o radiales. Los primeros pueden soportar más peso durante períodos de tiempo más largos. Sin embargo, tienden a tener un desgaste más irregular y una conducción más dura que los radiales. Estos últimos proporcionan una conducción más suave y son óptimos para circular en carretera.

Neumáticos sin aire. Algunas compañías entendidas en el tema nos han propuesto ideas innovadores en los últimos tiempos, como el neumático sin aire desarrollado por Michelin y General Motors, o aquel que promete inflarse solo mientras conduces diseñado por Continental, sin olvidarnos de ese que presentó la NASA afirmando que sería “indestructible”.

Conclusión

Con la tecnología actual, hay muchos neumáticos para coche de alta calidad. Hay que proponérselo para comprar unas gomas realmente malas, aunque querer es poder. Algunos neumáticos pueden ser de mayor calidad y otros de menor calidad, pero en general los científicos mejoran continuamente los materiales utilizados para construirlos y ponerlos a disposición del público. Así es como aumentan la eficiencia y eficacia.

Sin embargo, cuando tienes varias posibilidades para montar en tu coche y debes elegir tan solo una (porque de lo contrario la integridad de los ocupantes quedaría en entredicho), debes basar la toma de decisión en tus necesidades. Calcula cuántos kilómetros al año conduces, ten en cuenta el clima que es más común en tu zona de circulación habitual y qué características buscas en tu día a día. Es más que una certeza que así acertarás en la elección de neumáticos.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta