La relación de Bentley con la subida a Pikes Peak siempre ha sido muy cercana. La marca británica siempre tiene a alguno de sus vehículos listo para participar en este peculiar competición y, en algunas ocasiones, consiguen dejar el pabellón bien alto. El Bentayga fue el más rápido de su categoría y por eso hicieron una edición especial limitada a 10 unidades. Y ahora le toca el turno al Bentley Continental GT Pikes Peak Edition, otra edición especial en este caso para popular el gran turismo.

Porque no hay que olvidar que allá por el mes de junio, hubo un Continental GT que se coronó como el vehículo de producción más rápido en Pikes Peak al parar el crono en 10 minutos y 18,4 segundos. Se trató de un tiempo que mejoraba en más de 8 segundos la anterior marca y fue conseguida por el piloto Rhys Millen, un auténtico experto en esa subida de casi 20 kilómetros con nada menos que 156 curvas para salvar un desnivel de más de 1.400 metros y terminar a 4.300 metros sobre el nivel del mar.

Para conmemorar esta hazaña precisamente, se harán 15 unidades del Bentley Continental GT Pikes Peak Edition. Como era de esperar, se introducen una serie de mejoras para distinguir al coupé del resto, el departamento de personalización Mulliner se ha ocupado de todo. Lo primero que se distingue es ese llamativo color Radium que lleva su carrocería, con algunos detalles en negro brillante y otros en fibra de carbono.

No pasan desapercibidas esas llantas de 22 pulgadas que son específicas y que van calzadas por neumáticos Pirelli P Zero Color Edition (con ese mismo color de carrocería) y con unas pinzas de freno en verde. La parrilla puede llevar el número 100 opcionalmente (por el centenario de la marca) y el gráfico de Pikes Peak aparece justo por detrás del eje delantero. Al mismo tiempo, el interior también se ha vestido de forma especial para la ocasión.

En este apartado vemos como se emplea una tapicería mixta de Alcántara y cuero Beluga en color negro, con unas costuras en contraste que tienen el mismo color que el exterior. El volante sigue el mismo esquema y presenta una franja vertical en la parte superior, como el de competición. En el lado del copiloto vemos una moldura de fibra de carbono con un gráfico de una de las secciones de Pikes Peak y el tiempo récord que hizo el Continental GT.

Entre su equipamiento se pueden ver la misma pantalla giratoria de otros Bentley o un sistema de sonido Bang & Olufsen. Tampoco falta bajo su capó el mítico motor W12 biturbo de 6.0 litros. En la nueva generación es capaz de entregar 635 CV y 900 Nm de par, por lo que consigue unas prestaciones bastante destacadas. Hablamos de una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos y una velocidad máxima de 333 km/h.

Fuente: Bentley
Galería de fotos:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta