Hace unos meses informábamos sobre la decisión en torno al diésel tomada por el gobierno alemán. En este país se daba libertad a cada ciudad para prohibir el combustible en función a sus necesidades. Una de las primeras en mover ficha su Hamburgo, que había tenido problemas con sus límites para óxidos de nitrógeno (NOx) y decidió eliminar algunos vehículos de la circulación de algunas de sus calles principales. Ahora es Berlín la que tomará la misma medida.

La capital alemana prohibirá los diésel más antiguos en algunas de sus calles con el objetivo de mejorar la calidad del aire. La decisión ha sido tomada por un tribunal que ha señalado los 12 tramos de carretera donde hay mayor concentración de óxidos de nitrógeno. Incluye puntos céntricos como Leipziger Straße y Friedrichstraße. Se calcula que esta prohibición podría afectar a unos 200.000 vehículos en total.

Los vehículos que no podrán recorrer estas calles son los diésel que no cumplan con la normativa Euro 6. Están incluidos los Euro 5 y anteriores, lo que significa que habrá prohibición para coches movidos por gasóleo anteriores a 2014. Esta medida tiene que implementarse en Berlín a corto plazo, máximo en 2 o 3 meses, por lo que dentro de poco podrán verse las polémicas señales como la que encabeza este artículo.

Con esta decisión de cerrar hasta 15 kilómetros de carretera a los diésel más antiguos también se pretende que las concentraciones de óxido de nitrógeno (NO2) no superen los 40 microgramos por metro cúbico de aire. Con Hamburgo y ahora Berlín se van extendiendo las prohibiciones a este combustible en Alemania. Los siguientes en sumarse podrían ser otros como Frankfurt y Stuttgart, dejando claro que ya no se salvan ni las sedes de los fabricantes más importantes.

Fuente: Europa Press

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta