Este es un automóvil casi mitológico. En los años 70, sus imágenes adornaban, en forma de poster, muchas paredes de adolescentes que soñaban con él. Hablamos del BMW 3.0 CSL Batmobile. Presentado en 1972, se trataba de una versión aligerada del BMW 3.0 CS / CSI y esa L que se añadía al final proviene del vocablo aleán leicht (que significa luz), pues toda la carrocería se había fabricado en un acero con calibre más fino que reducía su peso caso 200 kg. Marcaba en la báscula 1.270 kg, frente a los 1.420 del 3.0 CS estándar.

La “dieta” del BMW 3.0 CSL implicó la pérdida de adornos y algunos elementos de insonorización, así como las puertas de aleación de aluminio, como el capó o la tapa del maletero. para las ventanillas se empleó Perspex (un termoplástico transparente, a menudo utilizado como alternativa resistente al vidrio). Y con ese peso tan bajo, en la primera serie se equipó el seis cilindros en línea del BMW M3 de la época,un 2.985 cc que entregaba 180 CV a 6.000 rpm y 260 Nm de par a 3.700 rpm.

Ya habíamos desglosado algunas de estas características cuando hablamos del BMW 3.0 CSL. Aquella unidad no se había ganado aún el apodo de Batmóvil, que con el paso de los años se ha conversito casi en la denominación oficial del modelo cuando este contaba con el llamativo paquete aerodinámico. Pasaba de la mínima expresión a ser un auténtico coche de carreras gracias al paragolpes delantero, las aletas que recorren la parte superior de los guardabarros delanteros, el curioso alerón en el borde posterior de el techo.

La gundia era el gran alerón en la tapa del maletero que, curiosamente, nunca fue instalado de fábrica. Se entregaba el coche con él en el cofre, dividido en tres partes, ya que este tipo de apéndices era ilegal en las carreteras alemanas por aquel entonces. Otro detalle singular era el logotipo de BMW en el pilar C… algo que recuperó el BMW X2.

Apenas se fabricaron 110 unidades de esta primera serie. Luego vendría una segunda serie, que contaba con un sistema de inyección de combustible Bosch en lugar de los carburadores Zenith. También aumentó la cilindrada a los 3.003 cc para que el BMW 3.0 CSL Batmobile pudiese competir en la categoría de más de 3 litros. La potencia subió a 200 CV a 5.500 rpm y el par se incrementó a 278 Nm 4.300 rpm. La tercera generación se ampliaría a 3.153 cc, al contar con cilindros con una carrera más larga, con o que la potencia subía a los 206 CV a 5.600 rpm y el par a 293 NM a 4.200 rpm.

En todos los casos el BMW 3.0 CSL Batmobile contaba con una caja de cambios manual Getrag de cuatro velocidades, que enviaba la potencia a través de un diferencial trasero de deslizamiento limitado. Tenía frenos de disco en las cuatro ruedas, que se veían a través de las llantas de aleación Alpina de 14 pulgadas, calzadas con llantas Michelin XWX.

La versión de competición del 3.0 CSL demostró ser casi imbatible en la pista: ganó el Campeonato Europeo de Turismos en 1973… y todos los años desde 1975 hasta 1979. En 1973 Le tomó una victoria de clase popular en Le Mans, ganó un montón de carreras en el Campeonato IMSA GT Championship en 1975, e incontables victorias en otras competiciones de todo el mundo a mediados y finales de los 70.

Las imágenes que ilustran este artículo pertenecen a una unidad sin restaurar de los 110 primeros BMW 3.0 CSL Batmobile fabricados. Con el número de chasis 2275501 su fabricación se completó el 27 de julio de 1973 y justo un mes después el coche salía hacia el concesionario de BMW en Las Palmas de Gran Canaria.

Su primera porpietaria fue Emma Maria Sidler Balmer, de San Bartolomé de Tirajana, Las Palmas, que lo matriculó el 19 de junio de 1975 con la placa GC-2554-F. Diez años después el coche viajaría a Hamburgo. El coche volvió a España tras aparecer en la revista Coches Clásicos y el autor del artículose hizo con él. Se restauró su motor en Barcelona y en 2013 lo compró su porpietario actual.

Tal y como dicen en la casa de subastas que lo pone en venta el próximo día 12 en Mónaco, el coche está “en condiciones abrumadoramente originales”. La pintura es la original, así como el paquete aerodinámico (también el amortiguador de aire delantero), los asientos deportivos de fábrica o el volante original de tres brazos que es específico de este modelo. Aseguran incluso que es el BMW 3.0 CSL Batmobile mejor conservado del mundo. ¿Qué precio alcanzará?

Fuente: RM Sothebys
Galería de fotos:
[galllery]

 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta