Hace unos días vimos como el BMW M2 Competition se situaba en un escalón más elevado entre los deportivos de la marca alemana. El pequeño deportivo purista mejoraba a su antecesor en muchos aspectos y contaba con el mismo motor biturbo de seis cilindros en línea y 3.0 litros potenciado hasta los 410 CV, quedando muy cerca de los M3 y M4. Pero ahora se muestra de una guisa más radical gracias a las Performance Parts que estarán entre su equipamiento opcional.

Esta serie de accesorios afectan principalmente a nivel estético, pudiendo ver en el exterior gran parte de ellas. La fibra de carbono aparece en el capó (9 kg más ligero), en el techo (5 kg más ligero) o en la tapa del maletero (6 kg más ligera). También en algunos detalles como el contorno de la parrilla, el splitter delantero, las molduras laterales o el difusor trasero. Mención aparte para el llamativo alerón en el mismo material o para la decoración con los colores característicos de M Performance.

Las llantas M Performance de 19 pulgadas son forjadas y también más ligeras, pues ahorran 3,2 kg en masas no suspendidas respecto a las de serie. En su interior se pueden ver las pinzas de freno Brembo en color rojo, de seis pistones delante y cuatro pistones detrás, que pueden llevar un compuesto más  deportivo . Además pueden ir calzadas con los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2.

El BMW M2 Competition recibe un kit de suspensión específico que rebaja la suspensión de la carrocería en 20 milímetros y que es totalmente ajustable. La suspensión de resortes helicoidales tiene 12 opciones en la fase de compresión y hasta 16 opciones en rebote. También para mejorar el rendimiento se suma el sistema de escape M Performance, que pesa 8 kg menos que el de serie y que destaca por su sonido característico.

En el interior del modelo también se aprecian las Performance Parts. Nada más entrar se ven unos proyectores LED que dejan una imagen en el suelo. Una vez dentro destaca el volante M Performance Pro cubierto de Alcántara y fibra de carbono, con una pantalla en la parte superior con algunos datos útiles, que cambian en función del modo seleccionado. También hay pedales en acero inoxidable, molduras en fibra de carbono o alfombrillas específicas.

Otra de las novedades es el M Performance Drive Analyzer, una aplicación que consigue monitorizar un buen número de datos del vehículo para posteriormente su análisis. Basta con conectarlo a la toma OBD y descargar la aplicación móvil para empezar a ver toda la información.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (18 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta