El BMW M2 fue una grata sorpresa cuando llegó en 2015. Un deportivo más pequeño y purista, un verdadero heredero espiritual de aquel primer BMW 2002 Turbo de los 70. Sin embargo, la marca alemana no es nada conformista y siempre quiere ir un paso más allá. Para demostrarlo presentan el BMW M2 Competition, un ejemplar aún más deportivo y cargado de novedades que promete un comportamiento dinámico mejorado.

En el exterior se asemeja mucho al primer M2 Coupé, aunque ahora introduce algunos retoques extra. Hablamos de una parrilla de mayores dimensiones para favorecer la refrigeración, un splitter delantero más prominente que mejora la aerodinámica, los retrovisores deportivos M, unas llantas de 19 pulgadas de nuevo diseño o el difusor trasero y salidas de escape en negro. La carrocería podrá ir pintada en los nuevo colores plata Hockenheim Silver (específico) y naranja Sunset Orange.

El interior del M2 Competition también viene con algunas mejoras sustanciales. Es imposible no fijarse en los asientos deportivos M de tipo baquet, que son un extra que muchos valorarán en su compra. Tienen una tapicería de cuero negro, aunque el contraste lo ponen algunos detalles y las costuras en azul o en naranja. Algo que también cambia es el botón de arranque, que se tiñe de rojo para acentuar su deportividad.

BMW M2 Competition. Motor

El corazón del BMW M2 es esencialmente el mismo que tienen sus hermanos mayores, los M3 y M4. El motor biturbo de seis cilindros en línea y 3.0 litros recibe una suculenta puesta a punto y gracias a ello consigue aventajar en 40 CV al anterior M2. Este ejemplar desarrolla 410 CV y 550 Nm de par entre las 2.350 y las 5.200 rpm. Con esa potencia se queda bastante cerca de los 431 CV de los M3/M4 ‘normales’.

La tracción sigue pasando directamente al eje trasero, mientras que la transmisión corre a cargo de una caja manual de seis velocidades o de la automática DCT M de doble embrague con siete marchas. Con la segunda se consiguen las máximas prestaciones: una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos (4,4 segundos el manual) y una velocidad punta limitada a 250 km/h, que puede llegar a 280 km/h con el M Driver Package.

Además de su excelsa mecánica, hay otras novedades que pondrán su comportamiento dinámico en un nuevo nivel. El sistema de refrigeración viene heredado directamente del M4 con Competition Package, mientras que el escape es completamente nuevo y cuenta con dos trampillas controladas electrónicamente para ajustar su sonido. Opcionalmente también puede optar por los frenos M Sport de mayores prestaciones.

La rigidez viene asegurada por la barra entre torretas de los BMW M3/M4, una pieza de fibra de carbono de 1,5 kg. Se emplea aluminio en la construcción del chasis y en los brazos de la suspensión (cinco para el eje trasero). Se han afinado los parámetros de la  dirección asistida electromecánica y del Control Dinámico de Estabilidad, que ofrece una tracción mejorada y cuenta con la ayuda del diferencial activo M.

BMW M2 Competition. Equipamiento

El BMW M2 Competition sustituirá al anterior M2 Coupé en su llegada al mercado después de verano. Esto también significa que tendrá algunos cambios en el equipamiento. Mejora la dotación de serie con faros LED adaptativos o control de distancia de aparcamiento, además de otros elementos como asientos deportivos, volante de cuero M, reposapiés M, almohadilla para la rodilla en la consola central o molduras con superficie de fibra de carbono porosa.

También podrá completarse su equipamiento con una larga lista de opcionales. No faltará el sistema BMW ConnectedDrive o multitud de ayudas a la conducción como el aviso de colisión con frenada automática o la advertencia de salida de carril. El sistema multimedia se apoya en la pantalla de 10,25 pulgadas y el controlador táctil iDrive.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (48 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta