Las siglas CS (Competition Sport) llegaron el pasado año a nuestro país en forma de edición limitada con el BMW M4 CS. Lo cierto es que la fórmula de hacer un M4 más exclusivo y radical pareció funcionar y la marca alemana lo decidió comercializar a nivel mundial este año. Muchos pensaron que sería injusto que está receta quedará confinada al coupé, por eso llega el BMW M3 CS 2018, con las mismas bondades pero en formato berlina.

En el exterior recibe unos cuantos retoques para diferenciarse del M3 ‘normal’, aunque nada extremo. Unas pinceladas en el paragolpes delantero, un sutil alerón Gurney o un difusor trasero rediseñado son algunas de las novedades. Como ya pasara en el M4 CS, este modelo cuenta con los elementos anteriores hechos en fibra de carbono, al igual que el capó o el techo. Las llantas de 19 pulgadas delante y 20 pulgadas detrás cuentan con un diseño exclusivo y un acabado en gris mate.

En el interior hay pocas diferencias respecto al resto de M3, no se ha optado por eliminar elementos para ahorra peso como en el radical BMW M4 GTS. Cuenta con los mismos asientos deportivos y con una tapicería de cuero bitono en cuero. El Alcántara recubre otras zonas como la consola central o el salpicadero, donde además recibe las siglas ‘CS’. También tiene el resto de bondades como el climatizador, el sistema de sonido Harman Kardon y el sistema de navegación Professional.

El motor de seis cilindros en línea y 3.0 litros sigue bajo el capó de este BMW M3 CS. Pero la nueva preparación alcanza los 460 CV y 600 Nm de par, lo que supone 10 CV más que el M3 con el Competition Package. El cambio se trata de un automático de doble embrague M (M DCT) de siete velocidades con Drivelogic. Gracias a este aumento de potencia consigue una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,9 segundos y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 280 km/h con el paquete M Driver que trae de serie.

Su reducción de peso de 50 kg ayuda significativamente a una mejor conducta. También cuenta con una suspensión M adaptativa para garantizar un comportamiento óptimo. El usuario puede elegir entre sus diferentes configuraciones para adaptarse a cada situación. Otros elementos que mejoran la dinámica de este BMW M3 CS es el DSC (Control Dinámico de Estabilidad), que incluye el modo M Dynamic y el diferencial M activo. El plazo para solicitarlo se abre en enero de 2018 y su producción comenzará en marzo. No será fácil adquirirlo, pues está limitado a unas 1.200 unidades.

Fuente – BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (17 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta