La vuelta de la Serie 8 a BMW está siendo de lo más completa posible. A la tradicional carrocería coupé se sumaba el Serie 8 Cabrio y dentro de poco incluso llegará el Serie 8 Gran Coupé. Aunque antes han sido presentadas las versiones más deportivas para este modelo. Después de hablar del M8 Coupé, ahora le toca el turno al descapotable. Porque con BMW M8 Competition Cabrio están aseguradas las sensaciones a cielo descubierto.

Para los que no tuvieran suficiente con los 530 CV del M850i xDrive Cabrio, ahora se ha dado una vuelta de tuerca al motor V8 TwinPower Turbo de 4.4 litros para aumentar su rendimiento. Si en el BMW M5 se podía elegir entre dos versiones, aquí solamente está disponible la del escalón superior el M8 Competition Cabrio llega hasta los mismos 625 CV y 750 Nm de par. Dicha mecánica va ligada a la transmisión automática M Steptronic de ocho velocidades con Drivelogic y a la tracción total M xDrive.

Gracias a ello se consiguen unas prestaciones superlativas, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 3,3 segundos y de 0 a 200 km/h en 11,1 segundos. Aunque la velocidad máxima está limitada a 250 km/h, con el paquete opcional M Driver podría alcanzar los 305 km/h. Aunque ya no se trata solo de los números, sino de cómo los alcanza. Porque el BMW M8 Competition Cabrio cuenta con un buen número de tecnologías que aportan a su dinámica de conducción.

Los diferentes modos de conducción de la tracción integral M xDrive aportan mucho, pues puede elegirse entre 4WD, 4WD Sport o 2WD (manda toda la potencia al eje trasero). En este modelo se utiliza un chasis específico que aporta una mayor rigidez y agilidad. La dirección M Servotronic con desmultiplicación variable ofrece dos tarados diferentes (Comfort y Sport), mientras que la suspensión adaptativa M también suma otros tres modos para modificar electrónicamente su amortiguación.

La frenada también es algo importante y más si tenemos en cuenta que el BMW M8 Competition Cabrio supera ligeramente las dos toneladas. Los frenos de serie ya tienen una capacidad notable (discos de 395 mm con pinzas de seis pistones delante y 380 mm detrás) pero, además, opcionalmente están disponibles los frenos M carbocerámicos de 400 mm delante y 380 mm detrás. Lucirán a la perfección en las llantas de 20 pulgadas M forjadas con diseño específico.

Porque a nivel estético también hay cambios en este M8 Competition Cabrio. Hablamos de paragolpes deportivos con tomas de aire de mayor tamaño, de detalles en negro (como la parrilla, los retrovisores o los escapes dobles M). Este modelo puede equipar opcionalmente los faros BMW Laserlight con tecnología láser, cuyo haz de luz puede llegar a los 600 metros de longitud. La fibra de carbono puede estar presente en un buen número de elementos, también de forma opcional.

En el interior del BMW M8 Competition Cabrio se mezclan el lujo y la deportividad gracias a elementos como el volante M (con esos botones rojos) o los asientos M Sport disponibles cinco tapicerías de cuero y con reglajes eléctricos. En este descapotable se incluye de serie un deflector de viento para reducir las turbulencias y también una calefacción para el cuello; ambas opciones interesantes para los que vayan a ir descapotados la mayoría del tiempo.

De serie viene con ayudas a la conducción tales como la instrumentación digital de 12,3 pulgadas, el Personal Assistant, el Head-Up Display o los servicios digitales de BMW Connected y BMW ConnectedDrive que se manifiestan a través de la pantalla principal de 10,25 pulgadas. También sistemas como el Driving Assistant o el Parking Assistant, que opcionalmente pueden ir mejorados con las versiones “Professional” de ambos.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (44 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta