Los carritos de supermercados nunca se han caracterizado por su precisión. Dan mucho juego, cierto es, y nos permiten marcarnos maravillosos deslizamientos por el suelo del centro (si nunca lo has hecho, no has tenido infancia). Incluso hay quienes van un poco más allá, y algunos pequeños mendrugos chavalines lo usan como ariete. Sin embargo, con el carrito de Ford, los padres y demás transeúntes podrán circular por el súper con más tranquilidad.

¿La solución? Un carrito con frenado automático. Lógicamente, se ha inspirado en la tecnología de asistencia previa a la colisión del fabricante del óvalo azul, similar a los que ya se montan en el resto de sus vehículos. Este sistema ya utilizado desde hace varios años, ha permitido una gran mejora en cuanto a la seguridad pasiva se refiere, evitando (sobre todo en ciudades) desafortunados accidentes.

La asistencia de precolisión utiliza una cámara y un radar orientados hacia delante para poder detectar otros vehículos, peatones o ciclistas. En caso de emergencia, donde el sistema detecta que el coche tiene un objeto en frente de él con el que puede colisionar, dicho sistema puede aplicar los frenos si el conductor no puede hacerlo de manera oportuna. Antes de actuar, siempre emite un pitido en el habitáculo así como luces de advertencia sobre el cuadro de instrumentos.

El carrito de Ford con frenado automático funciona de una manera bastante similar. Escanea hacia el frete en busca de personas y objetos, y aplica los frenos si detecta una posible colisión. “A los niños les encanta copiar a los adultos y experimentar con sentirse más en control. Cuando empujan un carrito, en su mente, es como si estuvieran detrás de las ruedas de un automóvil, con pasillos largos y anchos de supermercados como su pista de carreras”, dijo Tanith Carey, experta en educación infantil.

Sin embargo, si estás esperando que algo así llegue pronto a tu supermercado local, tenemos malas noticias. Tan solo es un prototipo que, de momento, solo forma parte de los inventos de Ford, donde aplica su experiencia en el mundo automotriz para solventar algunos de los problemas más cotidianos. Y es que los niños tan solo quieren jugar mientras sus padres hacen la compra, aunque a su vez también juegan con la presión arterial de sus progenitores.

“La tecnología de asistencia previa a la colisión puede ayudar a nuestros clientes a evitar accidentes o mitigar los efectos de estar involucrado en una colisión. Pensamos que mostrar cómo se podría aplicar un pensamiento similar a un carrito de compras sería una excelente manera de resaltar lo que puede ser una tecnología realmente útil para los conductores”, dijo el ejecutivo de márquetin de Ford Europa, Anthony Ireson.

Fuente: Ford

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta