Como reza un conocido aserto entre los más expertos en el siempre complejo mundo de la competición automovilística: “Más vale 30 kg de menos que 30 CV de más”. Y si hay un automóvil que actualmente represente a la perfección dicha aseveración es, sin duda, el Caterham Seven, en sus distintas variantes.

El heredero directo del mítico Lotus Seven diseñado por el añorado genio de la ingeniería Colin Chapman siempre se ha caracterizado por una potencia más bien “comedida” para los cánones habituales dentro de los deportivos, pero suple esa carencia con un peso muy contenido (fruto de sus aligerados chasis y carrocerías), que al final deriva en una relación peso/potencia absolutamente increíble para los estándares a los que estamos acostumbrados fuera del mundo de la competición, además de unas suspensiones exquisitamente puestas a punto, con lo que en numerosas ocasiones se permiten el lujo de batir en la pista a otros superdeportivos de más rancio abolengo.

Caterham_Seven_620R_02Para que os hagáis a la idea de lo que estamos hablando, baste comentar que el Superlight R500 (su modelo más prestacional hasta el momento) entrega una potencia máxima de 263 CV a 8.500 rpm para un peso que apenas supera la media tonelada (506 kg, o 516 kg en el caso de equipar la caja de cambios secuencial), resultando una espectacular relación peso potencia de ¡¡1,92 kg/CV!! (520 CV por tonelada)

Actualmente la oferta del constructor británico contempla desde los más sencillos Roadsport, con potencias que oscilan entre los 125 y 175 CV; los Supersport, con variantes de 140 y 180 CV; los Superlight que equipan un evolucionado propulsor Ford Duratec de 2 litros, con potencias de 210 (R400) o 263 CV (R500) y, por último, el CSR, con cilindrada aumentada hasta los 2,3 litros para entregar 260 CV.

Caterham_Seven_620R_03Pero la máxima anteriormente mencionada alcanza su cenit en el Caterham Seven 620R, un modelo creado para conmemorar el 40º aniversario de producción interrumpida del “Seven” y cuya finalidad no es otra que ofrecer sensaciones lo más parecidas a un modelo de competición, pero a un precio muy razonable.

Nos encontramos ante el nuevo tope de gama de la firma británica, y su modelo más radical hasta la fecha, que fue presentado al público por vez primera en el reciente Goodwood Festival of Speed, siendo pilotado por Charles Pic, de la escudería Caterham F1. En este singular modelo se emplea la última evolución del conocido propulsor Ford Duratec montado en el Superlight R500, sobrealimentado mediante compresor, que proporciona una potencia máxima de 310 CV. Las prestaciones resultan de todo punto increíbles, alcanzando los 100 km/h, partiendo desde parado, en un tiempo inferior a los 2,8 segundos (al mismo nivel, por ejemplo, que un Nissan GTR Track Pack de 550 CV y tracción a las 4 ruedas) y logrando una velocidad máxima de 250 km/h.

El peso final no ha sido aún facilitado, pero es de suponer que mejorará las ya de por sí excelentes cifras del Superlight R500 debido a la profusión de elementos realizados en fibra de carbono y a la eliminación de peso superfluo de aquel equipamiento que resulte “prescindible”.

Caterham_Seven_620R_11Para garantizar la máxima diversión a bordo no solamente es necesario disponer de un propulsor más potente y someter al modelo a una importante rebaja del peso, sino que también han de incluirse elementos derivados del mundo de la competición, de la mayor calidad, que garanticen el comportamiento deportivo pretendido cuando se conduce al límite. Por ejemplo, esta versión incluye:

  • Caja de cambios secuencial de 6 velocidades
  • Diferencial de deslizamiento limitado
  • Caja de aire optimizada
  • Sistema de refrigeración similar a los de competición
  • Aerodinámica mejorada
  • Suspensión delantera (doble triángulo) y trasera (tipo De Dion) con amortiguadores regulables más enérgicos
  • Discos delanteros ventilados, con pinzas de 4 pistones
  • Salpicadero y paneles interiores en fibra de carbono
  • Asientos de competición en fibra de carbono
  • Arneses de competición de 4 puntos de sujeción
  • Volante de competición
  • Dirección rápida con 1,93 vueltas de tope a tope
  • Llantas de aleación ligera de 13 pulgadas de diámetro
  • Neumáticos AVON ZZR (semislick) en medidas 185/55 R13 delante y 215/55 R13 detrás
  • Derivabrisas delantero en fibra de carbono
  • Instrumentación simplificada
  • Interruptores de competición para las funciones habituales

Caterham_Seven_620R_17En un primer momento se comercializará esta versión con el nivel de equipamiento “R”, aunque posteriormente se pondrá a la venta una versión menos radical, bajo la denominación “S”, casi igual de divertida, pero menos crítica al límite y algo más “cómoda” dentro de lo posible…

Se espera que las primeras unidades ya estén disponibles en otoño del presente año, aunque ya se aceptan pedidos por parte del constructor británico. El precio es de 58.225,31 euros (49.995 libras esterlinas) con lo que es posible que no exista en el mercado actual un automóvil a la venta que proporcione una relación precio/prestaciones comparable.

Acompañamos el artículo con un video, mediante cámara subjetiva, realizado con la “mula” de pruebas del Caterham Seven 620R en el circuito alemán de Nurburgring, además de la una muy amplia galería de imágenes:


Galería de imágenes:

Ver galeria (25 fotos)

1 COMENTARIO

Deja una respuesta