El transporte de mercancías por las carreteras puede provocar en ocasiones situaciones verdaderamente esperpénticas. En ocasiones los accidentes que sufren los grandes vehículos encargados de desplazar la carga provoca consecuencias desastrosas para el tráfico rodado.

A buen seguro, más de uno de los lectores habituales de Coches.com se ha visto atrapado en la carretera a consecuencia de una sitaución similar, pero lo ocurrido en una autovía de Nashville, en Estados Unidos, es algo cuanto menos fuera de lo común.

“No sabíamos lo que era, pero nos dijeron que no era tóxico”, declaro Maggie Lawrence, portavoz del departamento de bomberos que no salía de su asombro.

El martes, la carretera, una de las insterestatales más concurridas de Texas tuvo que ser cerrada durante unas horas por un derrame de semen congelado de toro cuyo destino era un criadero.

Todo comenzó cuando el conductor del autobús que transportaba esta particular carga avisó al servicio de bomberos de que había perdido parte de la misma durante un adelantamiento en una rampa a la altura de la ciudad de Nashville.

Cuando los bomberos se personaron en el lugar de los hechos indicado por el conductor, se encontraron con “cuatro pequeños tanques de propano que comenzaron a emitir un ligero vapor”, asegura Lawrance.

Según la descripción de los bomberos, además del vapor, los tanques emitían un olor muy desagradable lo que hizo pensar en un primer momento que podría tratarse de una sustancia tóxica.

La policía procedió al cierre de la rampa y con ello se formó inmediatamente un embotellamiento que afectó a miles de vehículos. Cuando el conductor del autobús regresó para recuperar la carga, comunicó a los agentes cuál era la sustancia en cuestión.

Descartado el peligro de toxicidad, el Departamento de Transporte de Tennessee procedió a la reapertura de la rampa. Del semen, no se supo nada más.

Vía: El Mundo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta