Logo de Noticias Coches
Chevrolet Corvair Motorama 1954 replica – 7
Luis Ramos Penabad

Chevrolet Corvette Corvair Motorama, el prototipo reencarnado que nadie quiere

Si has llegado a este artículo apaullado por la fuerza de las imágenes que lo acompañan, ojo. No se trata de un coche real, sino de una recreación del prototipo Chevrolet Corvair Motorama de 1954. Pero tiene su miga, ya que se ha fabricado totalmente a mano, usado un Corvette de 1954 como base (como el original) y lo mueve un motor V8 de 4.3 litros con un carburador Holley de cuatro cámaras. Sin apenas uso, lo pusieron a la venta hace unas semanas… y no se ha vendido. 

Pero vayamos paso a paso. Todo comenzó con el Corvette. Cuando se inició la comercialización del histórico deportivo, allá por 1953, fue uno de los primeros coches con carrocería de fibra de vidrio. Se fabricaron 300 unidades y era un coche realmemte bello… pero le faltaba un propulsor a la altura para competir con los deportivos europeos.

El Corvette originario solamente estaba disponible con el motor Blue Flame de seis cilindros en línea, asociado a una transmisión automática de dos velocidades. No destacaba en ninguna cifra de prestaciones y no tenía apenas opciones si quería batirse con un roadster británico, alemán o italiano.

¿Cómo era posible que en Chevrolet recibiesen luz verde para gestar un deportivo y luego se quedasen tan cortos? Y ojo, que el equipo de desarrolo era solvente, pues lo dirigía el ingeniero y piloto de carreras Zora Arkus-Duntov, que sabía un par de cosas sobre ir rápido. Tenía planes para versiones mucho más deportivas, con motores V8 y transmisiones manuales.

Y sí, hoy vemos el Corvette como el modelo deportivo americano por excelencia, pero como ves las cosas no empezaron bien. Las ventas arrancaron bajas y se temía por la continuidad del modelo. Y es que los mandamases de Chevrolet no podían justificar vender más versiones de un modelo que se vendía mal.

La primera idea de potenciar al Corvette fue este coche de exhibición que ves entre estas líneas, el Chevrolet Corvette Corvair, presentado en el Motorama celebrado en el hotel Waldorf-Astoria a principios de 1954. Tenía un techo fijo y una serie de actualizaciones de estilo que lo diferenciaban del Corvette C1.

Se cree que se fabricaron cinco unidades de este show car, según diferentes investigaciones, pero aunque siempre surgen rumores de que alguna apareció aquí o allá, ninguna parece haber sobrevivido. Y aunque el Corvette Corvair jamás llegase a producción, el tesón de Arkus-Duntov consiguió salvar el proyecto Corvette, convirtiéndolo en uno de los modelos de producción con más larga vida de la historia.

Sin ejemplos «vivos» de aquel Corvette, es de alabar la minuciosa reconstrucción realizada por Brett Henderson de Blue Flame Restorations para replicar fielmente el prototipo de Motorama, hasta el color de la pintura y la tapicería.

Tomando como base un Corvette original de 1954. todos los paneles de la carrocería fueron hechos a mano en fibra de vidrio, al igual que el prototipo original. Los únicos dos paneles que quedan del automóvil original son los guardabarros delanteros. En rojo con el interior blanco, como el modelo primigenio.

Al igual que el auto de exhibición Corvair, emplea los sistemas de suspensión y dirección originales del Corvette de 1954, aunque monta equipado con frenos de disco delanteros. Si bien el Corvette en realidad no estaba equipado con un V8 hasta 1955, este ejemplar ha sido bendecido con la potencia adicional de un Chevy V8 de 4.3 litros con un carburador Holley de cuatro cámaras, ligado a una transmisión automática de cuatro velocidades.

Sin duda, es la evocación más precisa de aquel modelo de exhibición. Desde que se construyó, el automóvil ha recorrido solo 14 millas, la mayoría subiendo y bajando de camiones en eventos, como el Concurso de Elegancia de Amelia Island 2015. Y se puso a la venta… pero no se vendió. Eso sí, en la página que enlazamos a continuación aún pueden hacerse ofertas.

Fuente: Collecting Cars

Galería de fotos:

  • Chevrolet
  • prototipo