Cuando los recursos escasean el ingenio se agudiza. Es una característica intrínseca al ser humano que se ha materializado esta vez en Palestina, gracias al trabajo de Monzer al Qasas, un ingeniero de 30 años que actualmente trabaja de taxista y que ha conseguido fabricar el primer coche eléctrico desarrollado en Palestina. “La razón que me llevó a construir este coche eléctrico es la severa falta de combustible que sufrimos en la franja de Gaza. A veces la crisis te relaja, pero otras se hace más difícil… así que me dije, ¿por qué tenemos que depender siempre de esta situación?”, ha declarado a la agencia EFE.

Según Monzer al Qasas, el automóvil ha sido fabricado íntegramente por él mismo, sin ayuda de nadie, manual o financiera y sin conocimientos previos de la materia. Para su construcción han sido utilizados madera y hierro y cuenta con una batería eléctrica.

El diseño final tiene el aspecto de un coche de golf, con capacidad para tres personas y 150 kilos de carga. Además, cuenta con una lona de plástico para proteger a los pasajeros de la lluvia y una velocidad máxima de 20 km/h. “El coche es blanco, tiene el mismo tamaño que un cochecito de golf y está abierto a ambos lados. Me costó 800 dólares y 70 horas de trabajo“, asegura.

Monzer al Qasas está especialmente orgulloso de la identidad palestina del automóvil. Todos los materiales empleados son de origen local, hasta la plaza que ha pegado en la carrocería donde se puede leer “Made in Palestine”.

Los planes de este joven ingeniero no acaban aquí y es que ya está planeando la construcción de un modelo que funciona con energía solar y que puede ser utilizado como ambulancia, en una zona donde los servicios de emergencia tienen que trabajar más de lo que sería deseable.

Con anterioridad, Monzer al Qasas, ha desarrollado prototipos para ayudar a discapacitados y paralíticos, como un mando de televisión por control remoto que se activa empleando la cabeza o la lengua, así como un instrumento que permite controlar un ordenador sin cables gracias al movimiento de cabeza.

Vía: ABC

1 COMENTARIO

Deja una respuesta