Principios de siglo XX, un multimillonario estadounidense amante de las carreras de coches llamado James Gordon Benner propone al Club del Automóvil de Francia un trofeo para ser disputado entre clubes de varios países. ¿Y qué nombre elegirían para la copa? ¿Un grande del motor? Más bien el apellido de quién ponía el dinero: Gordon Bennett.

Las carreras comenzaron en el año 1900, una fecha que inauguraba el comienzo de un siglo y también de un auge de las carreras internacionales. El propietario del diario New York Herald podría estar contento del plan que tuvo tan buena acogida al principio. El evento reunía a corredores de toda Europa, incluido el futuro aviador Henri Farman e incluso competidores estadounidenses como Alexander Winton. Las reglas consistían en que el país ganador era quien organizaba la carrera al año siguiente.

Las carreras terminarían cinco años después de empezar. Aunque hay que admitir que fue una buena idea que promovió la competición por países y la elección de colores según el estado. La primera carrera se disputó en Lyon, el 14 de junio de 1900, a las 3 de la mañana y dejando como ganador al francés Charron.

Corredores británicos en sus coches de competición de la Copa Gordon-Bennett

Durante las primeras celebraciones, al tratarse de una competición por países, se decidió que cada nación llevaría un color característico de competición. Gran Bretaña tomó el color verde ya que los colores de su bandera, el rojo, azul y blanco ya habría  sido elegidos por EEUU, Francia y Alemania respectivamente.

En 1903, la copa Gordon Bennett se convirtió en la primera carrera internacional de vehículos a motor celebrada en Irlanda, aunque el logro había sido del británico Selwyn Edge que había ganado el evento de 1902 en la carrera París-Viena conduciendo un Napier. No se pudo realizar la carrera en Gran Bretaña debido a que eran ilegales por aquel entonces.

El editor de Dublin Motor News, Richard J. Mecredy, propuso una zona del Condado de Kildare. Fue entonces cuando el pueblo se movilizó a favor de esta carrera en Irlanda y se llegaron a promover leyes como la Ley de Locomotoras Ligeras para permitir la realización de competiciones en las carreteras del país. Es por eso que el verde, conocido como el British racing green, fue la elección del equipo británico en agradecimiento y mención honorífica a Irlanda.

Un año antes, el color tabmbién era verde solo que más oscuro. Era el más predominante en  las locomotoras y maquinaria británica, sector en el que el país se destacaba líder. Tampoco es que durara mucho la racha de carreras bajo el nombre de Gordon Bennett.

La seguridad fue uno de los temas más cuidados de la carrera de 1903 tras la accidentada carrera París-Burdeos en la que murieron ocho personas. Es por eso que ese año la carrera se realizó con mucho cuidado en un circuito cerrado y bajo la protección de 7.000 policías y mayordomos del club del automóvil.

Como adelantábamos anteriormente, la última carrera tubo lugar el 5 de julio de 1905 en un circuito montañoso de 137 kilómetros en Auvernia, cerca de Clermont-Ferrand. Se coronó primero el francés Richard-Brasier que ganaba por segundo año consecutivo. La carrera tuvo lugar en las puertas de la sede de Michelin y los coches equipados con las ruedas de esta marca quedaron en los cuatro primeros puestos.

Vía: 365 days of motoring y Wikipedia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta