Con el mundo en completa confusión ante la pandemia de coronavirus, la industria automotriz tuvo que repensar rápidamente algunas de sus características tradicionales para asegurarse de que sus espectáculos no lleguen a ser algo en peligro de extinción. Así es como una experiencia habitual como los Concours d’Elegance (concursos de elegancia) se han reconvertido en el actual Concours Virtual inaugural.

Por primera vez, este fue un espectáculo que cualquiera pudo disfrutar desde casa e incluso votar por su favorito de entre 245 automóviles organizados en 18 clases que van desde joyas de los albores de la automoción y pretéritos a la Gran Guerra, hasta los superdeportivos de los años 80. Se asignó un grupo de jueces expertos a cada clase para conseguir el oro al mejor de su clase, y luego estos coches fueron los que pasaron a la ronda final de evaluación.

Al premio al mejor del evento –Best in Show– fue para el Mercedes-Benz 300 SLR “722” que Stirling Moss, con Denis “Jenks” Jenkinson como copiloto, llevó a la victoria en la carrera de las 1.000 millas de la Mille Miglia de 1955, un oro que, a menudo, se conoce como el mejor viaje en coche que se puede hacer en un día. Terminaron en 10 horas, 7 minutos y 48 segundos, con un promedio de 160 km/h. El automóvil es propiedad del Museo Mercedes-Benz en Alemania.

Lady Susie Moss, esposa de Sir Stirling, quien murió en abril a los 90 años, dijo sobre el premio Best in Show: “El Mercedes-Benz 300 SLR “722” era el favorito de Stirling, y el mío también. Ambos lo condujimos en eventos por todo el mundo y yo estoy encantada de que haya ganado”, destacó la viuda del piloto londinense. “Ocupa un lugar especial en mi corazón, y lo hizo en el suyo. Habría estado encantado de que su coche favorito haya ‘ganado’ una vez más”.

El coche de Sir Stirling Moss fue seguido en segundo lugar por el Lancia Stratos HF Zero de 1970 diseñado por Bertone. El prototipo, presentado ese mismo año en el Salón del Automóvil de Turín, era completamente funcional, y actualmente es propiedad de un coleccionista privado en Estados Unidos. Las malas lenguas dicen que a su dueño le gusta conducirlo e impresionar a la audiencia cuando entra o sale del concepto futurista levantando todo el parabrisas.

En tercer lugar, se encuentra el Porsche 917K Salzburg de 1970, conducido a la victoria por Richard Attwood y Hans Herrmann en la edición de las 24 Horas de Le Mans de ese mismo año. Este fue un resultado más que significativo, siendo la primera victoria general en la cita francesa para Porsche. A partir de ese momento, la firma de Stuttgart ha vencido en otras 17 ocasiones hasta la fecha. Este coche es hora propiedad de un coleccionista privado en Reino Unido.

Cada clase también estuvo abierta a un premio designado por el público –People’s Choice–. El automóvil que ganó fue el increíble Talbot Lago T26 Grand Sport de 1948, propiedad de Figoni & Falaschi y Robert Kudela. Este ejemplar único fue construido para el fabricante de cremalleras Mr. Fayolle, conocido popularmente como “el Rey de las Cremalleras”. El coche, de hecho, cuenta con una “cremallera” cromada sobre el faro central en el frente de la carrocería.

El equipo, constituido por más de 40 jueces, incluyó a la leyenda del rock Nick Mason de Pink Floyd, el ciclista olímpico y embajador de UNICEF Sir Chris Hoy, el cinco veces ganador de Le Mans Derek Bell, la estrella de televisión del programa Chasing Classic Cars Wayne Carini, el duque de Richmond de Goodwood, Andrea Zagato, de la famosa casa de diseño, el director ejecutivo de Hagerty, McKeel Hagerty, el distribuidor de clásicos Gregor Fisken, la bróker Lyn St. James y la presidenta del concurso de Pebble Beach, Sandra Button.

Fuente: Concours Virtual

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta