En el pasado Concorso D’Eleganza Villa D’Este se dejaron ver multitud de vehículos exclusivos. Ya os hablamos del Alfa Romeo 33/2 Stradale que ganó la Coppa d’Oro y ahora es turno de presentar otro italiano con un valor histórico similar. Se trata del Lancia Stratos HF Zero, un prototipo que fue presentado en el Salón de Turín de 1970 y que marcaba las bases para ese exitoso modelo de producción que llevó el mismo nombre.

El diseño fue encargado a Bertone, donde trabajaba un tal Marcello Gandini, considerado uno de los mejores diseñadores de todos los tiempos. El italiano ya había dado vida a otros modelos como el Lamborghini Miura y seguía con su alabado diseño de cuña. En el Stratos HF Zero fue llevado hasta el extremo, lo acredita su afilada carrocería de vidrio que apenas medía 3,58 metros de largo y una altura de 84 centímetros, el coche más bajo de la época.

Para que el Lancia Stratos HF Zero pudiera ser funcional con estas dimensiones se tuvo que implementar una solución innovadora. No había cabida para unas puertas convencionales, así que se instaló una apertura tipo cubierta (canopy), de forma que se accedía a sus dos plazas a través del parabrisas. Para mayor comodidad el volante podía oscilar. Cabe destacar que la posición de conducción es bastante inclinada debido a su altura.

Además de por diseño y concepto, este prototipo también destacaba por su mecánica. Situado en posición central recibió un motor V4 de cuatro cilindros y 1.6 litros que desarrollaba apenas 115 CV, que procedía del Lancia Fulvia. Potencia suficiente para un modelo realmente liviano, que apenas superaba los 700 kg de peso. Sorprende gratamente que casi medio siglo después, la mecánica siga en marcha y el coche sea todavía funcional.

Como se puede apreciar en el vídeo, el Lancia Stratos HF Zero está más vivo que nunca. Solo se fabricó esa unidad del prototipo y estuvo en las instalaciones de Bertone hasta la quiebra de la compañía. Durante su vida fue pintado de color plateado, pero en el año 2000 se sometió a una profunda restauración que lo devolvió a su color y estado originales. En 2011 fue subastado y alcanzó un precio de 761.600 euros, apenas la mitad de lo que se esperaba.

Podemos decir siete años después y con la burbuja actual del mundo del automóvil, que fue una ganga, a día de hoy seguro que alcanzaría un valor muy superior. Parece que su dueño seguirá disfrutando de él y llevándolo a eventos de enorme exclusividad como Villa d’Este. El propio Nuccio Bertone también lo disfrutó y siempre recordaba un anécdota, cuando cruzó la entrada de Lancia con la barrera de seguridad bajada aprovechando la reducida altura del coche y la espera a la que le estaba sometiendo el guardia.

Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta