Lo último de Thrustmaster para los fans de  los juegos de carreras de coches que exigen el máximo realismo: una cabina preequipada y aerodinámica con licencia de Ferrari, plegable y lista para colocar en cualquier parte, ya sea en una habitación o el salón.

ferrari-wireless-gt-cockpit-430-scuderia-edition_live1
Carreras de coche en el salón

La Ferrari Wireless GT Cockpit 430 Scuderia Edition es una cabina que incorpora volante y pedales integrados, para PlayStation® 3 y PC. Permite que los usuarios experimenten la emoción de las carreras en condiciones muy parecidas a las de los circuitos reales, pero sin tener que salir del salón.

La cabina es inalámbrica, cuenta con un alcance de más de 10 metros y una batería que dura 50 horas. La estabilidad es óptima gracias a su base ancha con contrapeso y un peso total de 10,5 kg. Plegable, con un volante desmontable y asa de transporte, la cabina ocupa el mínimo espacio para poder guardarla fácilmente cuando la carrera haya terminado.

Este nuevo lanzamiento también ofrece una precisión absoluta, gracias al sistema H.E.A.R.T HallEffect Accurate Technology™ (precisión de 12 bits, con 4.096 valores en el eje del volante). El volante, de 28 cm de diámetro, es una réplica del volante del Ferrari 430 Scuderia hasta el mínimo detalle: desde la rueda Manettino de 5 posiciones, que permite que los usuarios configuren su coche directamente en la carrera, hasta las palancas secuenciales de cambio de marchas, hechas de metal, y el agarre con textura de goma.

El volante es 100% programable y cuenta con memoria interna. Los pedales de metal, inspirados en los del Ferrari 430 Scuderia, están integrados directamente en la cabina y ofrecen un recorrido largo, para lograr un realismo aún mayor. El pedal del freno también cuenta con resistencia magnética que mejora el rendimiento.

Por cierto, la cabina Ferrari Wireless GT Cockpit 430 Scuderia Edition estará disponible en junio, al precio de venta recomendado de 249,99 €.

Fotos:

Ver galeria (2 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta